Roberto Piazza: “Nunca dejé que la política se mezcle con mi Fundación”
Sábado, 25 Mayo 2024 23:22

Roberto Piazza: “Nunca dejé que la política se mezcle con mi Fundación”

El reconocido diseñador internacional que tiene su propia fundación, su escuela, una importantísima ley con su nombre y hasta fue nombrado por el Papa Francisco “Ciudadano de la Paz”, conversó en Íntimamente con Alejandra Rubio de su presente, su vida, su dura infancia, como lucha contra el abuso infantil desde su propio dolor, la presentación de una nueva ley contra la violencia familiar, la importancia de la resiliencia y como jamás dejó que la política se mezcle con su Fundación Contra el Abuso Infantil: “Nunca recibí, ni quiero recibir subsidios. Mantengo la Fundación yo solo con los desfiles a beneficio y donaciones. La política solo me puso trabas siempre, hasta para la aprobación de la ‘Ley Piazza’. Los Kirchneristas me encajonaron la ley durante seis años y lo mismo hicieron con el nuevo proyecto de ley que presentamos. Hoy tengo el apoyo de Patricia Bullrich y el Ministerio de Seguridad de la Nación para que las denuncias puedan ser recibidas y sigan su camino legal. Esto me dio muchas esperanzas y se avanzó mucho en este poco tiempo.” Aseguró el diseñador que presenta su colección “Brillo de Estrellas” el próximo miércoles 5 de junio en Señor Tango, a total beneficio de su fundación.

Es uno de los eventos más esperado del año y una buena forma de poner un granito de arena contra la violencia familiar y el abuso infantil. El desfile "Brillo de Estrellas", a total beneficio de la fundación, contará con la participación de 45 modelos que desfilarán más de 230 creaciones de alta costura, bailes y destacadas actuaciones de cantantes líricas del Teatro Colón, entre muchas sorpresas: “Durante esta noche, se relanzará la Fundación contra el Abuso Infantil. Los años que  pasaron fueron muy duros. El Kirchnerismo no hizo más que ponernos trabas y no recibirnos las denuncias. Hay corrupción en todos los ámbitos, pero tengo esperanzas que ahora todo mejore. Estuvimos censurados durante mucho tiempo, pero ahora contamos con el madrinazgo de Patricia Bullrich y el apoyo del Ministerio de Seguridad de la Nación. Esto hace que nos reciban todos los casos de la Argentina y los deriven a donde corresponde. Siempre tendría que haber sido así, pero solo nos encajonaban las causas. Nadie se ocupaba de derivarlas y fue una lucha muy desgastante. Ahora ya hay un montón de casos que hemos solucionado en este corto tiempo. No recibimos subsidios, ni nada que se le parezca. Solo ayuda en las denuncias y derivaciones.”
 
Roberto Piazza, luego de largos años de sufrimiento e intentar ayudar a su sobrino, víctima de abuso por parte de su padre y el mismo responsable de haber violado al diseñador en su niñez, puso sobre sus hombros la "Ley Piazza" (2011), una reforma al artículo 63 del Código Penal Federal Argentino sobre los plazos de prescripción del abuso sexual en la infancia identificada como la ley número 26.705: “La ley estuvo cajoneada durante seis años. Yo la presenté en el 2005 y recién fue homologada en el 2011. Ya no sabía que puerta tocar, hasta que un día estaba en el programa de Mirtha Legrand y María Eugenia Estenssoro me preguntó que era la ‘Ley Piazza’. Le expliqué que era la no prescripción de los casos de abuso y enseguida me dijo que al otro día fuese a su oficina. Así lo hice y en un mes logró que la ley entre a Diputados, se debata y luego pase a Senadores y se apruebe. No la aprobó Cristina Kirchner, ella solo la firmó por ser la presidente de turno. La ley la aprobaron los Diputados y Senadores. Ella solo quiso la foto.” Enfatizó el diseñador.
 
Con respecto a la presentación de la nueva ley, Piazza aseguró: “Ya está presentada, es más amplia que la anterior y pide penas más duras para los abusadores, femicidas y violadores… A un acosador hoy le dan tres años y dos meses, luego del juicio, paga la fianza y sale. Yo pido penas más importantes, como mínimo diez años y de condena máxima perpetua sin posibilidad de salir o achicar la pena por buena conducta. Para los psicópatas es fácil lograr la reducción de la pena por ‘buena conducta’, saben fingir muy bien por etapas o vivir una doble vida. Esta ley contempla todo eso y se enfoca también en la violencia familiar.”
 
Roberto fue víctima de abuso sexual por parte de su hermano, desde los 6 años (cuando su hermano tenía 25) y hasta los 17 de él: “Los abusos y las violaciones nunca se olvidan. Recuerdo como si fuera ayer el día que lo cagué a trompadas y le dije: ‘Vos a mí no me tocas más’. A partir de ahí jamás volvió a violarme, pero comenzó a violar a su hijo, mi sobrino y por quien hice la ley. Uno denuncia o habla cuando puede. Para ninguna víctima es fácil denunciar y menos llevar adelante el proceso. Yo recién decidí a hablar cuando mis padres murieron y casi tenía 50 años. Mi hermano me violó desde mis 6 hasta los 17 años y, pese a que muchos sabían, incluso mi madre que abrió la puerta varias veces cuando mi hermano me estaba violando, hablé públicamente más de 30 años después. Fue en un programa de Chiche Gelblung y ahí mismo decidí realizar la fundación junto con el colegio público de abogados y la ley".
 
Ampliando sobre el tema Piazza recordó: “No lo dije antes públicamente, primero por respeto a mi madre que murió por callar, por no poder expresar sus sentimientos y todo lo que sufrió al lado de mi padre. Mi viejo murió de casi 100 años y muchas veces vino a mis desfiles y hasta un día vino con sus valijas a vivir a mi casa y yo no se lo permití. Él también fue cómplice de lo que yo pasé. Lo importante que tanto a mi madre, como a mi padre, pude perdonarlos. A mi madre la traje a vivir conmigo y murió siendo una reina. Mi relación con mi padre siempre fue pésima desde que a los 10 años descubrí que él tenía una amante que traía a mi casa y un hijo con ella al que le puso mí mismo nombre. Hacía que yo lo cuidara para aprovechar el tiempo con ella. Cuando me enteré, lo viví como una traición a mi madre que yo amaba. Ella por esta situación se volvió alcohólica, sufrió muchísimo. En ese momento comenzó una guerra entre mi padre y yo, hasta que me hecho de mi casa por gay apuntándome con una 45. Cuando ellos ya habían partido, ya nada me detenía para contarlo. Se armó un terrible escandalo familiar. Me odiaron todos… Yo viví todo lo que le pasa a las víctimas, por eso sé que necesitan para su contención. En la fundación tenemos abogados, psicólogos y todo lo necesario para que sus causas prosperen. Pasé todas las etapas e inclusive sé lo que es que tu violador te siga acosando. Mi hermano, hasta hace un año y medio que murió, me seguía escribiendo y llamándome para torturarme. Murió peor que un perro. Solo en la casa donde me violaba y nadie quiso reconocerlo. Creo que está en una fosa común, porque nadie reclamó sus restos.”
 
Continuando con los recuerdos, el diseñador, recordó: "Mi infancia fue muy dura. Para un niño pasar tantas atrocidades es inexplicable. Me volví híper obeso por el abuso. Recibía todo el tiempo insultos, golpes… No podía entender que todos lo sabían y no hacían nada. A los 15 años tuve mi primer intento de suicidio. Tomé pastillas y dormí una semana. Nadie hizo nada. Cuando me desperté, mi mamá estaba picando cebollas como si nada. Aun hoy tengo esa imagen y siento el olor. Hasta hoy sufro las consecuencias de todo lo que pasé. Hice mucha terapia, pero hay épocas que uno retrocede y lloro mucho. Hay cosas que me destruyen, pero elijo poder ayudar pese a todo. Hay casos de violaciones y asesinatos de niños que realmente me destruyen. Pero lo que me hace más daño es la injusticia y la impunidad. Cuando decidí hacer la fundación, mi psiquiatra me dijo: ‘Robertito, yo no puedo darte consejos, pero fíjate si te conviene tener una fundación que trate esos temas y revivas constantemente lo que te pasó.’ No me importó, mi objetivo hoy en la vida es ayudar. Yo necesito ayudar. No puedo mirar para otro lado cuando me traen una denuncia y veo el sufrimiento. En todos los casos me gustaría hacer mucho más, pero no tengo ayuda de nadie. No dejé que la política se mezcle y eso me costó caro. Es un mundo diabólico que yo tengo que enfrentar constantemente. Para mantener la fundación tengo que hacer dos desfiles por año. No tengo subsidios, nunca los tuve y no los quiero. Mantengo todo en pie con los desfiles y las donaciones." aseguró.
 
En cuanto a su presente con respecto a su pasado, confesó: "Aún hoy sigo con pesadillas. Anoche tuve una noche terrible, todo influye y cuando te dormís el infra consiente aflora, no podes manejarlo, aparecen un montón de cosas en mi cabeza terribles que no puedo manejar. El 99% de mis noches son horribles, con recuerdos imborrables. Sueño pesadillas, me levanto todo contracturado y con fuerte dolores de cabeza. No me acuerdo lo que es dormir tranquilo o tener una buena noche. Pasé por una depresión muy fuerte, pero pese a todo puedo asegurarte que soy un hombre feliz."
 
Roberto Mario Victorio Pezzone Piazza Foradini es su nombre completo. Nació en Santa Fe un 16 de mayo. Con una Singer a pedal de 1880, a los 15 hizo su primer vestido, lo vendió y nunca más paró. Comenzó su carrera de diseñador desde muy abajo. De Santa Fé, viajó en un camión a Bs. As. porque no tenía dinero. Dormía en un colchón en el piso, pero a los dos meses estaba vistiendo a Mirtha Legrand y jamás frenó. Su clave del éxito ha sido el no rendirse y crear arte. Fue considerado el creador más joven de la alta costura argentina, triunfó en el mundo y actualmente reside parte del año en Argentina y la otra parte en España donde sus diseños visten a la realeza.