Confirman que hay varias terapias intensivas que “prácticamente no están recibiendo pacientes con covid”

Rosa Reina, presidente de la SATI, confirmó que en algunos hospitales están comenzando a vivir esta situación tras la baja de casos. Aseguró que genera alivio en el personal de salud y que, bajo este contexto, lograron dar respuesta a otras patologías. También recalcó la importancia de un avance rápido en la vacunación con las dosis.

Agustín Rossi: “Me gusta la capacidad de gestión de Aníbal Fernández, fue una elección correcta del presidente”

El ex ministro de Defensa sostuvo que luego del resultado de las PASO, la reformulación del Gabinete “implícitamente significó un relanzamiento”. En esa línea, dijo: “Ahora viene una etapa de tomar medidas económicas para mejorar la calidad de vida de los argentinos”.

Alberto Fernández: "Nos acusan de libertinos los mismos que nos acusaban de encerradores"

Luego de la crisis interna tras el desfavorable resultado electoral, el presidente Alberto Fernández afirmó hoy en la inauguración de una facultad en la localidad de José C. Paz que la derrota de las PASO les "dolió" y los "llevó a hacer un debate" interno que terminó en los cambios en el Gabinete. Al mismo tiempo, apuntó a la oposición por cuestionar las aperturas sanitarias y acusar al Gobierno de "libertinos".
Pablo Alarcón: "Estoy vivo gracias a esta profesión"
Miércoles, 23 Septiembre 2020 15:48

Pablo Alarcón: "Estoy vivo gracias a esta profesión"

El actor que conquistó hace más de 50 años el mundo del espectáculo, repasó su niñez simple; su sorprendente historia familiar; su amor por la actuación; su carrera; el exilio y la historia de cómo salvó su vida durante la dictadura gracias a su profesión.

Rodolfo Francisco Marabotto es su nombre verdadero. Es actor, director, escenógrafo, titiritero, galán, aventurero, hombre comprometido con sus ideas. Amó la actuación desde que un circo llegó a su pueblo y algo en él cambió. Comenzó en cine con Luis Sandrini. En televisión, en La Nena, con Marilina Ross y Joe Rigoli. En teatro con Pepe Cibrián. Fue protagonista de éxitos televisivos como Rosa de lejos, Regalo del cielo o Alta Comedia. Hizo "mil” trabajos en la tele, el teatro y el cine. En pleno éxito, tuvo que irse de Argentina perseguido por el gobierno militar y empezar una nueva vida, después de haber salvado su vida de milagro. Vivió en Italia, un poco en Holanda, otro tanto en Puerto Rico y también en Nueva York. Aquí la historia del actor.
Dos Falcon verdes estacionaron frente al edificio de Moreno y Matheu, donde vivía. Rodolfo Marabotto presiente que lo van a "chupar". Sube corriendo al cuarto piso junto a su mujer (la actriz Mónica Jouvet, quien murió en 1981), pero alguien se adelanta; media docena de militares se adueñan del lugar. Corre 1976. Algunos revuelven el departamento, otros le apuntan con una Ithaca: “-¿Usted es Marabotto? (Pregunta uno empujándome la sien). -‘¿Pero ésta no es la hija de la gorda?’ (Por Nelly Beltrán). Dijo otro. -Yo soy Pablo Alarcón (le contesté). –‘¿El actor? ¿Usted es el de la telenovela de las tres? Mi mujer siempre lo ve’ (Y ahí, quien iba a matarme, terminó pidiéndome un autógrafo, bajó el arma y se fue). Mi carrera me salvó la vida. Literalmente." Relata Pablo Alarcón, impresionado todavía por el recuerdo. “Les dije que posiblemente hubiera una confusión, porque ahí habían matado a un primo mío. -‘Ah, puede ser’, contestó y se fueron. A la semana viajamos a Italia. Cambiamos de vida y de país".
Pablo Alarcón había dejado de militar en la Juventud Peronista. El único pecado, que casi termina con su vida, fue filmar una película dirigida, producida, actuada por él a modo de denuncia y tener ya dos primos desaparecidos.
“Me perseguían porque había producido un corto que hablaba de la tortura. Una vez había visto por la calle a un muchacho que se había escapado de algún lado, y estaba como ido y con mucho miedo. Y me había imaginado que lo habían torturado. Traté de hacer una peli sobre ese hecho. Volqué ahí mi mirada que era inocente, pero firme. Después vinieron a verme de Montoneros y del ERP, porque querían financiarlo y no quise".
Cuenta que estrenó el cortometraje en la Universidad de Roma “con mucho miedo, te confieso. Cuando nos volvimos, en el ‘79, agarré el original y lo quemé en casa. Ya no milito más, pero la ideología sigue intacta”.
Su vida está repleta de anécdotas, vivencias y una sorprendente historia familiar: “Nací en una familia típica de emigrantes – cuenta Alarcón -. Familia de españoles e italianos. Familia de italianos por parte de mi padre y mi madre gallega incierta. Incierta porque yo soy de Pellegrini, pero mi abuela nació en la época de los malones y los indios. En 9 De Julio, los indios pasaban, rompían, robaban, destruían… y todas las familias se protegían en las casas de material de el pueblo. Los que pudieron se escondieron en una casa de la familia Tisera. Y cuando salieron, que ya habían pasado los indios, en la puerta de esta familia habían dejado un canasto con una criatura. Esa criatura era mi abuela Dominga. Abuela que creció sin saber sus orígenes porque nadie la reclamó. Fue criada por esa familia muy generosamente. La mandaron a la escuela y cuando cumplió 17 años pasó mi abuelo que era gallego, herrero, que estaba haciendo el tren y se enamoró de esta chica. Se casó y la llevó a Pellegrini y allí formó su familia. Mi padre por otro lado, vivía en bragado, era viajante. Vendía radios, baterías… vendía lo que podía, era comerciante. Pasó por Pellegrini, vio a mi madre, que era mujer hermosa, y se enamoró perdidamente. Viajaba constantemente a verla. Se casó y formo su familia. Ahí nací yo y mis 4 hermanos. Yo el menor de los cuatro.”
Su infancia fue en el campo:”En Pellegrini, cuando yo nací se había quemado la usina. No había luz y hasta los 5 0 6 anos míos, nos alumbrábamos con lámparas de querosene y sol de noche. Por supuesto no había cine y, por supuesto, no había radio. La radio era muy limitada. La onda no llegaba hasta mi pueblo. Llegaba solo los días nublados, porque había plafón. Cuando se inauguró el primer cine, iba todos los días. No me perdía ni una sola película. Veía dos o tres por día y lo veía a Don Luis Sandrini. Imagínate cuando ya en Bs.As, tuve la oportunidad de hacer mi primer película y con él. Fue tocar el cielo con las manos”, recordó.
“Cuando era niño, me imaginaba un mundo a partir de las cosas que tenía a mano. Tuve una niñez simple, con mi gallinero, mi caballito, Turbio, que era mi amigo... Yo me divertía con poco, me inventaba mis historias y decía que de grande iba a ser bombero, pero un día llegó un circo y me acerqué a ver cómo armaban la carpa y convertí en su ‘Che pibe’. Les iba a hacer los mandados y un día me preguntaron dónde podían conseguir muebles a cambio de entradas. Fui a casa y, sin decirle nada a mi madre, les llevé a escondidas una mesa ratona y dos sillas. Tendría 6 ó 7 años. Me dieron cuatro entradas, y me dejaron ir gratis los tres días que estuvieron. Cuando descubrí ese ambiente dije ‘Yo quiero hacer esto’. Me dio un sentido en la vida. Al otro día, con mi hermano, armé un teatrito en casa. Y ahí comenzaron mis sueños”. Rememora el actor.
Pero mas allá que en su familia directa no había artistas, Pablo relata: “Mi padre amaba la música y como en mi pueblo no había bandas. Entonces le dio a mi hermano armando un bandoneón, a mi hermano Néstor un violín, a mi hermana Dolly un piano y a mí, como era el menor, también me mando a estudiar piano. Ya a mis 12 años, un verano aburrido, me fui al club del pueblo y, entusiasmado porque había muchas chicas, me metí a formar parte de la comisión de arte escénico y de ahí no pare. Y estoy convencido que hoy soy actor, porque había chicas”. Asegura riéndose.

A 60 años de aquel momento, recuerda: “Cuando cumplí los 13 nos instalamos en General Pacheco. Ahí empecé a participar en obras de teatro, pero cuando podía, porque enseguida entré a trabajar a una fábrica de autos. Y ya "llevaba el pan" a casa .Y entre los 16 y los 20 pasé a una fundición. En ese tiempo tuve bastante actividad sindical... Yo venía de una familia con mucha militancia, con ideología clara, vinculada con la izquierda. Siempre supe lo que pasaba en el país, nunca me fue ajena la realidad”, se sincera el hombre que en el ‘75 se fue exiliado a Italia.

En referencia a sus comienzos, comenta: “Fui obrero de los 13 a los 20. Trabajé mucho y no pude terminar el secundario. A los 20, cuando me salvé de la colimba, dije ‘No trabajo más en la fábrica, me voy a la capital a probar suerte como actor’. Me alojé en una pensión y me las arreglaba como podía. Llegue un viernes y el lunes ya estaba trabajando. ¿Sabes que hacía? Me compraba una revistita de espectáculos y veía quién era el productor de tal o cual programa y cuando entraba a un canal decía ‘Buen día, me citó Fulano de tal’. Y ahí intentaba pasar. Como no me daba resultado, un día alguien se olvido un libreto en el barcito de la esquina de canal 9 y con el libreto bajo el brazo, intente nuevamente y entré. Un caradura. Así recorrí varios canales Pero me dió resultado. Era otra época y otros tiempos”.

Si bien su fuerte fueron las telenovelas, también se probó en otros géneros y se ganó un lugar en el teatro y el cine.

Con varios Alta Comedia en su haber, con Rosa de lejos y Nuestra galleguita entre sus muchas telenovelas, Rodolfo Marabotto se convirtió en Pablo Alarcón. Un actor que tuvo muchos éxitos y que pasó muchas: Su primer mujer falleció en un accidente automovilístico, Comenzó la vida de cero en varios países, después del exilio. Es padre de dos hijas -que tuvo con la actriz Claribel Medina, a quien conoció mientras vivía en Puerto Rico-. En su vida trabajo de todo: de albañil, pintor de casas, vendedor ambulante, artesano…Un hombre que no sabe lo que es bajar los brazos. Un estudiante eterno. Cada año se propone hacer un curso diferente: hizo escultura, máscaras en arcilla, arco y flecha, cine, fotografía, guión, dramaturgia, literatura, alimentación consciente, yoga, Tai Chi, religiones comparadas, semiología y todo lo referente al teatro que se puedan imaginar. Un hombre con una vida Intensa y mil anécdotas para contar.

Su vida y su historia completa, los golpes y alegrías de su vida, en su propia voz, aquí en Íntimamente con Alejandra Rubio.

Las declaraciones de Alberto Fernández y el intendente Mario Ishii en la inauguración de la facultad de medicina de José C. Paz, la falta de rumbo y la desesperación del gobierno por ver cómo dan vuelta la elección. La columna de Nelson Castro.
La asunción de Fabiola Yañez como coordinadora general de la Alianza de Cónyuges de Jefes de Estado y Representantes (ALMA), las fuertes declaraciones de Mario Ishii, y mucho más en el pase de hoy entre Pan y Circo y Crónica de Una Tarde Anunciada. 
El Gerente de Desarrollo de Mercado de La Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Claudio Zuchovicki, conversó con Jonatan Viale sobre la situación de las empresas a las que se les dificulta invertir en la argentina y el movimiento de los mercados luego de las elecciones.
El viceministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires Gabriel Battistella conversó con Jonatan Viale sobre la importancia de que al menos el 70% de la población esté vacunada con las dos dosis para empezar a liberar más actividades, comentó cómo se fueron adoptando las últimas habilitaciones y medidas de prevención en las distintas actividades en la Ciudad de Buenos Aires, y dijo: “Tenemos el nivel de positividad más bajo desde que empezó la pandemia en la Ciudad”.
La negación de los problemas económicos y sanitarios por parte del gobierno, y la apertura de una gran cantidad de actividades como táctica electoral. La columna de Jonatan Viale.
Volvé a escuchar el pase de hoy entre Baby en el Medio y Pan y Circo.
La nadadora de aguas frías Daiana Ferrer conversó con Jorge Pizarro y contó que, tras prepararse por más de un año, el pasado sábado pudo concretar su objetivo de cruzar el Lago Lácar, en pleno invierno, sin ningún tipo de protección térmica.
Paloma Doti conversó con Jorge Pizarro y habló sobre su cuento "Ojos muy abiertos" que imagina los últimos momentos de vida de Ana Frank en un campo de concentración y el cual ganó el concurso literario “De Ana Frank a nuestros días” que organizó el Centro Ana Frank Argentina.
Las peleas internas en el Frente de Todos, la apertura de actividades y la corrupción del gobierno. La columna de Baby Etchecopar.
Manuel Adorni conversó con Anna Lanzani, quien explicó en qué consiste dicho sistema de alimentación.
El gobernador salteño, Gustavo Sáenz, habló en Alguien Tiene que Decirlo y explicó por qué aún obligan a la gente a usar el barbijo en la vía pública.
Manuel Adorni conversó con Raquel Quiñones, periodista en Canarias, quien dio detalles sobre la situación que se vive por la erupción del volcán Cumbre Vieja.
La candidata a senadora nacional también habló, con Manuel Adorni y el equipo de Alguien Tiene que Decirlo, sobre la unión de Juntos por el Cambio.
La presidenta del PRO dialogó con Luis Majul y aseguró: "Vamos a actuar con todas las herramientas legales para que haya una campaña transparente".
Además, el director de la consultora Synopsis se refirió a la visión que hubo del oficialismo y de la oposición tras las PASO.
La patóloga argentina en el Reino Unido dialogó con Luis Majul, en Esta Mañana, acerca de las nuevas medidas tomadas por el Ministerio de Salud, que levantó la obligatoriedad de utilizar barbijo en la vía pública.
Jorge Pizarro habló con Gisela, hija de Ernesto, un jubilado que ya está cansado de sufrir por la inseguridad.
Lorena Sinchez, una de las protagonistas de la toma, dialogó con Jorge Pizarro acerca de las obras en la Escuela Primaria N° 406 de Palo Blanco, que comenzaron hace más de un año.