Miércoles, 27 Septiembre 2023 15:04

"Massazo y circo"

Volvé a escuchar el comentario editorial de Cristina Pérez en Cristina Sin Vueltas

Te empobrecen con inflación y luego te dan una limosna. Te roban con inflación y luego te devuelven unas migajas con emisión que terminarás pagando vos con más inflación.

Atienden de los dos lados del mostrador: son el ladrón de la inflación y luego se sacan el antifaz y se hacen pasar por el buen samaritano, con la nuestra. Para que se note menos el Massazo que es imposible de ocultar.

¿Cuándo anunció Sergio Massa que bajaría el impuesto a las ganancias?

Dos días antes de que se conociera el índice de inflación.

¿Cuándo anunció la devolución de IVA con sorteos de electrodomésticos?

Un día antes del índice de inflación.

¿Cuándo anuncia el bono de 94 mil pesos para 3 millones de empleados informales?

Un día antes de que se conozca el índice de pobreza y de indigencia.

El calendario del Plan Platita avanza al paso de las malas noticias como si pudiera ir anestesiando los hitos miserables que va marcando la crisis.

Precisamente los trabajadores informales son los que sufren doblemente la inflación porque sus ingresos, con suerte, se actualizaron un poco más de la mitad de lo que aumentó el costo de vida. Con lo cual ni siquiera recuperan el poder adquisitivo perdido y cuando pase la campaña el bono se convertirá en calabaza.
Pero recordemos cuándo fue que se otorgó otro salario de estas características. Fue durante los tiempos tristemente extraordinarios de la pandemia. Ahora no es necesaria una epidemia globlal, los estragos a la economía los hicieron ellos. Y la comparsa de gastos que con toda impudicia lleva adelante volverá como un boomerang convertida en inflación. Sabemos dónde empieza pero no dónde terminan las consecuencias de tanta negligencia.

Y no es todo: Sergio Massa ha inaugurado el populismo a cuenta del futuro. Aunque el populismo siempre es a cuenta de futuro. Ya no se trata sólo de gastarse lo que hay. Massa también se gasta lo que no hay y lo que vendrá. El dólar soja y sus varias temporadas son comerse las cosechas que vienen, y financiar sus repartijas de plata con anticipos a cuentas de ganancias es desfondear a la administración que llegue. Lo mismo que dejar una cuenta millonaria en dólares que se le deben a los importadores o el rojo creciente en las arcas del Banco Central. Todo hace tic tac.

Difícilmente crea Massa que puede ganar, con semejante campo minado que le deja a quien le toque arreglar sus derroches. Como buen alumno de Cristina, superará a su maestra en los números rojos y también en la impudicia para repartir lo que no es de él. Ningún Plan Platita fue tan descarado y tan oneroso, poniendo en duda incluso la continuidad del acuerdo con el Fondo Monetario, al que culpó por la devaluación y usó de excusa para sus prebendas, luego de asegurarse los fondos para pagar la deuda incumpliendo el ordenamiento al que se había comprometido.

El gran Capitán Gildo como le dice a Insfrán, el caudillo eterno de Formosa, queda un poroto al lado del carnaval de dádivas en el que ha convertido su campaña presidencial.

Devolución de IVA, Baja en Ganancias, Bono a Jubilados, Bono para los que están en blanco, Bono para los que están en negro, Bono para empleadas domésticas, créditos subsidiados, y todo lo que se pueda sin repetir y sin soplar hasta que la veda de anuncios electorales le impida seguir usando las arcas públicas para hacer campaña. ¿Total? ¿Qué son dos o tres billones de pesos para una maquinita recalentada? ¿Qué son uno o dos puntos del PBI para un país quebrado? ¡El déficit no existe!¡Es un invento de la derecha! Y que no falte ni el llanto de Malena, para cerrar la función de este circo costoso y berreta de la decadencia K.