Con la consagración del local Christian Garín en el ATP de Chile culminó la gira sudamericana de tenis, en la que hubo un argentino en cada final y se concretaron actuaciones realmente satisfactorias.