Sociedad

Martes 17 de marzo de 2015

Violencia de género: el sospechoso de matar a Daiana García se suicidó en las vías del tren

Se trata de un hombre de 38 años; el sábado le avisó a su padre que había hecho una "macana".

Compartir en

Un día después de conocido el crimen de Daiana Ayelén García, la adolescente de 19 años que había ido a una entrevista de trabajo el viernes en Palermo y apareció muerta el sábado en Lavallol, el principal sospechoso por el asesinato se suicidó arrojándose a las vías del tren.

Según fuentes de la Policía Federal, se trata de un hombre de 38 años, quien el sábado, día en que apareció muerta Daiana, le habría mandado un mensaje de texto a su padre para contarle que había hecho una “macana”. Horas más tarde, el hombre saltó a las vías del tren y se suicidó, indicaron las fuentes.

DESAPARICIÓN Y CRIMEN

Daiana salió el viernes a las 19.30 de su casa, situada en Juan Agustín García al 1800. A las 20 tenía una entrevista en Cabrera y Dorrego, según le dijo a su madre. Le contó que el tío de un amigo le propondría un trabajo para atender en un local de ropa. No estudiaba, hacía tiempo que buscaba un trabajo y así lo hizo saber en las redes sociales. En los alrededores del supuesto punto de encuentro no hay comercios de vestimenta, sólo bares y viviendas particulares.

La familia García radicó la denuncia por la desaparición a primera hora del sábado en la seccional 41». Los amigos comenzaron a movilizarse. Nadie podía imaginar que a esa misma hora del sábado, y a más de 30 kilómetros de allí, vecinos de la zona fabril de Llavallol hallaban una bolsa arpillera con un cuerpo de mujer en su interior, a la vera de la ruta 4 y el cruce con Libres del Sur.

El cuerpo sólo llevaba puesta una remera blanca y sandalias con plataforma. Debajo de la cintura estaba desnudo. Finalmente, y tras ser citado por la justicia de Lomas de Zamora, con jurisdicción en Llavallol, el padre de Daiana, Marcelo, reconoció que esa chica muerta era su hija. Según los estudios forenses preliminares, la joven murió por asfixia -tenía una media dentro de la cavidad bucal- y no presentaba lesiones de arma blanca ni de fuego.