Sociedad

Lunes 01 de junio de 2015

Una adolescente argentina festejaba sus 15 en Europa, tuvo un ACV y está internada en París

Candelaria Sosa celebraba su cumpleaños con un viaje soñado que se convirtió en una pesadilla: se descompensó en un subte de la capital francesa, donde está hospitalizada.

Compartir en

Cumplía el sueño de miles de adolescentes que a los 15 años prefieren que sus padres les regalen un viaje en lugar de gastar el dinero en la tradicional fiesta de cumpleaños. Pero en el caso de Candelaria Sosa, la anécdota principal de la travesía no estará relacionada con la felicidad que genera descubrir qué hay y cómo se vive del otro lado del mundo.

La adolescente que vive en la localidad de Benavídez y está en tercer año del colegio Santa Ana de Pacheco sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) y se encuentra internada en un hospital francés.

Luego de conocer Madrid y Barcelona acompañada por su hermana Florencia, la chica de 15 años llegó a París y se encontraba disfrutando de la Ciudad Luz, cuando comenzó a sentirse mal y se desmayó mientras viajaba en subte, por lo que debió ser intervenida de urgencia y ahora se encuentra en coma farmacológico.

“Pararon el tren e inmediatamente llegó una ambulancia de alta complejidad y la llevaron al Hospital Necker”, relató su papá, Héctor Sosa, en declaraciones al diario Clarín. “No bien llegó, la operaron y le salvaron la vida”, relató.

De todos modos, Candelaria se encuentra en estado crítico y deberá ser sometida a otra cirugía dentro de 15 días, por lo que se estima que permanecerá hospitalizada en París al menos durante dos meses más. Su madre, Patricia, viajó a la capital francesa y la acompaña junto a su otra hija, de 22 años.

Este escenario plantea otro problema: la falta de fondos para poder solventar una estadía tan larga en Europa; sobre todo en una ciudad tan cara como París. “Le pedimos a la gente lo mínimo, algo que no represente mucho para su bolsillo; con poquito se llega a mucho”, pidió el padre de Candelaria, que apuntó: “Hicimos un gran esfuerzo y le pagamos el viaje de cumpleaños en 36 cuotas. Salía más barato que la fiesta”.