Mundo

Miércoles 10 de junio de 2015

Un terrorista suicida, único muerto en un atentado en un centro turístico de Egipto

El hombre que cargaba un cinturón cargado de explosivos hizo estallar el artefacto y murió; otros dos atacantes se enfrentaron a la policía y resultaron heridos.

Compartir en

La policía de Egipto afirmó que frustró hoy un atentado suicida con bomba en un lugar cercano al célebre templo faraónico de Karnak, en la turística ciudad de Lúxor, al sur del país, aunque, en rigor, fue el propio atacante el que fracasó y murió en el intento.

Las autoridades declararon que abatieron al atacante que detonó una bomba que llevaba consigo y que otros dos atacantes fueron abatidos en un tiroteo cerca del templo de Karnak.

Un terrorista suicida que llevaba un cinturón cargado de explosivos se hizo volar por los aires en la plaza frente al templo y otros dos extremistas se enzarzaron en un tiroteo con la policía, informaron funcionarios de seguridad que pidieron el anonimato. Uno de ellos quedó herido de gravedad.

Un hombre del personal de limpieza resultó herido de levedad en la explosión, que se produjo en un estacionamiento a unos 500 metros del célebre templo del antiguo Egipto.

Los turistas que se encontraban en el templo fueron retenidos por la policía, que se encargó de mantener la seguridad en el lugar. Ninguno resultó herido, afirmó el ministro egipcio de Antigüedades, Mamduh al Damati.

El ministro explicó que la policía logró repeler a los terroristas antes de que se acercaran al centro de visitantes, próximo al complejo faraónico. Además, dio instrucciones para que se intensifiquen las medidas de seguridad en todos los lugares arqueológicos del país.

Este atentado fallido es el primero cometido cerca de un templo en Luxor desde que hace dos años comenzara una ola de ataques terroristas en Egipto, principalmente contra las fuerzas de seguridad.

En Egipto se han producido numerosos atentados desde que el ejército destituyó y arrestó al presidente islamista electo Mohammed Morsi en 2013 y desde la puesta en marcha de una dura campaña de represión contra sus partidarios lanzada por el nuevo presidente Abdel Fattah al-Sisi.

Sin embargo, hasta ahora, los objetivos de estos ataques eran exclusivamente las fuerzas de seguridad, salvo en un atentado suicida que acabó con la vida de tres turistas surcoreanos y el conductor de un colectivo en febrero de 2014 en el puesto fronterizo de Taba, en el Sinaí, cuando pasaban a Israel desde Egipto.

Además, hace una semana un ataque tuvo lugar cerca del área de las Pirámides de Guiza, en el oeste de El Cairo. Dos policías, que se encontraban de servicio en un puesto de seguridad de la zona arqueológica, murieron por disparos de desconocidos.

Los templos de Karnak, que constituían el complejo religioso más importante del antiguo Egipto, fueron construidos hace casi 4000 años, durante el gobierno de los faraones Amenhotep I y Ramsés II, del Imperio Medio y el Imperio Nuevo, respectivamente.

Este complejo, junto con las ruinas del templo de Luxor y la necrópolis de Tebas, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

El templo es conocido por su serie de diez entradas monumentales y las 134 columnas rematadas con tallos de loto en la nave central.

Luxor fue escenario, en 1997, de uno de los peores atentados terroristas ocurridos en Egipto cuando extremistas islamistas asaltaron el templo de la reina Hatshepsut y mataron a 62 personas, entre ellas 58 turistas extranjeros. El atentado causó en su momento el colapso de la industria turística local, el pilar de la economía de Luxor.