Sociedad

Viernes 29 de mayo de 2015

Tras dos días prófugo, se entregó el joven que mató a otro con una bengala en un recital de La Renga

Se había fugado tras escuchar por televisión que un tribunal lo había condenado a 9 años y medio de prisión por ocasionar la muerte de Miguel Ramírez en un concierto en La Plata.

Compartir en

Luego de escuchar por televisión que el Tribunal Oral en lo Criminal N° 2 de La Plata lo había condenado a 9 años y medio de prisión tras haber arrojado una bengala que en 2011 provocó la muerte de Miguel “Keko” Ramírez durante un recital de La Renga en el autódromo de La Plata, Iván Fontán no tuvo mejor idea que fugarse. Sin embargo, tras dos días de intensa búsqueda, el sentenciado se entregó en la DDI de Bahía Blanca, en compañía de su abogado, Gustavo Avellaneda.

“Se entregó hoy a las 8:30”, dijo el letrado. “Había salido a caminar al momento porque había quedado conmocionado. Estar encerrado implica un gran cambio y tuvo que dejar acomodadas un montón de cosas. Ahora, el Tribunal de La Plata se debe comunicar con el Servicio Penitenciario para saber si puede cumplir la pena más cerca de su casa”, adelantó el abogado de Fontán.

Asimismo, informó que van a apelar la sentencia, ya que -dijo- el artefacto que impactó en la cabeza de Ramírez no es el que arrojó su defendido. “El tribunal lo interpretó de otra manera y eliminó el testimonio que decía que otra persona arrojó la bengala”, añadió. Además, explicó que las pericias establecieron que las heridas ocasionadas en la víctima condicen más con una “cañita voladora” que con una bengala náutica, que fue el tipo de pirotecnia que arrojó Fontán.

Susana Squatrito, la madre del joven muerto, denunció que detrás de la fuga de Fontán había algo premeditado por su mamá y su abogado. “Nos toman el pelo, ¿cómo no lo custodiaron? Es una burla para toda la familia”, dijo la mujer.

El acusado estuvo preso tras el hecho, pero la Cámara de Apelaciones y Garantí­as de La Plata lo liberó por falta de mérito al valorar que no habí­a pruebas suficientes para acreditar la autorí­a, por lo que llegó al juicio oral en libertad.

El hecho que se juzgó se registró el 30 de abril de 2011, cerca de las 22:30, en el autódromo platense, donde un joven encendió un dispositivo de tipo bengala que se dirigió al nutrido grupo de personas que se encontraba dispuesto a escuchar al grupo de rock La Renga.

De acuerdo al informe forense, el proyectil impactó “en la zona cervical y le fracturó el maxilar inferior derecho y la primera costilla” a Ramí­rez (32), lo que le ocasionó la muerte una semana después en el hospital de Melchor Romero.