Mundo

Lunes 08 de junio de 2015

Texas: estaban en una “pool party”, fue la policía y le pegó a una chica negra

Los agentes fueron reportados por "alteración del orden público" en una piscina, y al llegar sacaron sus armas frente a los jóvenes y comenzaron a arrestarlos.

Compartir en

Una “pool party” (fiesta en la pileta) de adolescentes terminó con una irrupción de policías, que incluso sacaron sus armas y arrestaron con violencia a una adolescente negra de 14 años.

El policía que aparece en el video que se hizo viral tratando de someter a Dajerria Becton, de 14 años, empujándola y tirándola al suelo afuera de una piscina y apuntando su arma a otros adolescentes fue luego suspendido.

El jefe de policía de McKinney, a unos 50 kilómetros de Dallas, Greg Conley, dijo en conferencia de prensa ayer que el incidente comenzó cuando los agentes respondieron el viernes por la tarde a un reporte de alteración del orden público porque un grupo de jóvenes estaba en una piscina del barrio. Según las autoridades, los chicos no viven en la zona ni tenían permiso para estar allí.

Cuando los agentes llegaron, los vecinos y el personal de vigilancia privada señalaron a los jóvenes, quienes estaban “peleando y negándose a irse”, según Conley.

Cuando los agentes dispersaron a la multitud, la adolescente de 14 años fue “detenida momentáneamente” por un oficial, dijo Conley, quien no describió por qué fue detenida.

En el video se ve al policía tirando al piso a la adolescente con trencitas y bikini fluorescente y luego usando sus rodillas para mantenerla sometida boca abajo, mientras la chica exclamaba: “¡Llamen a mi mamá! ¡Llamen a mi mamá!”. También se puede ver que el agente apuntaba su arma a otros adolescentes y gritaba obscenidades a los jóvenes.

El comunicado de la policía señala que el video “ha presentado cuestiones que se están investigando”.

Por el momento no se dio a conocer el nombre el agente y Conley no supo decir cuánto tiempo lleva en la fuerza.

Un hombre fue arrestado por interferir con los deberes de los agentes y evadir el arresto, detalló Conley. Todos los demás fueron liberados.

El alcalde de McKinney, Brian Loughmiller, dijo en una declaración escrita que está “perturbado y preocupado por el incidente y las acciones que se muestran en el video” e hizo un llamado para que se investigue rápidamente.