Sociedad

Miércoles 17 de junio de 2015

Superclásico: por arrojar gas pimienta, el Panadero podría recibir 10 años de prisión

La Cámara del Crimen determinó que el caso por el que están imputados los barras bravas de Boca Juniors acusados por haber agredido con gas pimienta a los jugadores de River Plate.

Compartir en

Para la Sala Especial de la Cámara, integrada por los jueces Rodolfo Pociello Argerich y Luis Bunge Campos, las denuncias contra los barras que fueron presentadas por socios de River y por la presidencia de Boca Juniors, deben tramitar ante el juzgado de instrucción a cargo de la magistrada Wilma López, con intervención de la fiscal de distrito de La Boca, Susana Calleja.

El caso por las lesiones a los jugadores había quedado a cargo del juzgado correccional cuyo titular es Francisco Ponte y el magistrado identificó a los barras que intervinieron y realizó entrecruzamientos de llamados telefónicos entre ellos, entre otras medidas.

Pero ante las denuncias por asociación ilícita se originó un conflicto de competencia entre juzgados, ya que las lesiones son de la justicia correccional, mientras que el delito más grave corresponde a la justicia de instrucción.

Así la Cámara resolvió enviar el expediente a la jueza López por “conexidad subjetiva y objetiva”. La magistrada investigará a los barras de Boca por el delito de mayor gravedad, es decir por la asociación ilícita, ya que habrían participado al menos una decena de personas.

Fuentes judiciales confirmaron que la jueza López delegó la investigación en la fiscal Calleja, quien ya había pedido la indagatoria de los barras de Boca.

La fiscal Callejas tomó intervención ni bien ocurrió el hecho por las “lesiones leves” de las que fueron víctimas algunos jugadores. Ante el juez en lo correccional Ponte, la fiscal ya había pedido la citación de unos siete hinchas, entre ellos “el panadero” Napolitano.