Mundo

Miércoles 07 de octubre de 2015

“Si la revolución perdiera el 6 de diciembre, es muy probable que tome otro carácter”

El presidente venezolano, Nicolás Madura, reconoció que los comicios parlamentarios serán los más difíciles que enfrentará el chavismo en su historia. Dijo estar dispuesto a firmar un acuerdo de respeto a los resultados.

Compartir en

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, afirmó este martes que la ausencia del fallecido Hugo Chávez y lo que denuncia como una “guerra económica” convierten las próximas elecciones legislativas en las más difíciles que haya enfrentado el oficialismo.

“Sólo con nosotros se pueden superar las dificultades. Con la burguesía vendría el caos, vendría la violencia. Si la revolución perdiera las elecciones el 6 de diciembre, es muy probable que en el transcurso de los próximos meses y años la revolución tome otro carácter”, subrayó el bolivariano durante la emisión de su programa Contacto con Maduro.

Y agregó: “La revolución está en un proceso de renovación muy profunda, ha surgido un nuevo liderazgo en medio de la etapa más difícil de la revolución, porque no está Chávez físicamente”, dijo al responder una pregunta de la agencia de noticias AFP durante la transmisión de su programa semanal de televisión en el Cuartel de la Montaña, donde están los restos del ex mandatario (1999-2013).

Maduro explicaba así por qué considera los comicios del 6 de diciembre como los más complejos en 16 años de gobierno, durante los cuales se han realizado 19 elecciones, de las cuales 18 fueron ganadas por el chavismo.

Según el gobernante, a la ausencia de Chávez se suma la “guerra económica”, según él una serie de acciones inducidas que fomentan el desabastecimiento de productos básicos, alta inflación y acelerada devaluación del bolívar.
La oposición, empero, considera que la crisis obedece al “fracaso” de la política económica del gobierno –basada en una fuerte intervención del Estado–, la ineficiencia y la corrupción.

Maduro también mencionó como dificultad las protestas opositoras que enfrentó en 2014, con un saldo de 43 muertos, y denunció que este año el país ha sufrido un “bloqueo financiero internacional” y un “ataque a los mercados futuros para bajar el petróleo de 100 a 40 dólares”.

Sin embargo, el Presidente cifró sus esperanzas en que un triunfo electoral despejará el camino para encauzar la economía del país con las mayores reservas petroleras del mundo. “Ayúdennos a despejar esa incógnita (electoral) para que vean el milagro económico”, exhortó Maduro, quien se dijo seguro de “remontar este escenario difícil”.

Al lanzar el domingo pasado la campaña del oficialismo para las elecciones del 6 de diciembre, Maduro admitió que éstas “podrían ser las más difíciles que ha enfrentado la revolución”.

Este reconocimiento se produce en momentos en que encuestadoras privadas como Datanálisis y Datincorp señalan una caída progresiva de la popularidad y gestión del jefe de Estado a poco más del 20%.

Sondeos de Datánalisis dan cuenta, además, de una diferencia de unos 20 puntos porcentuales en la intención de voto a favor de la oposición agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). De confirmarse esa tendencia, el chavismo podría perder por primera vez el control de la Asamblea.

Maduro dijo estar dispuesto a firmar un acuerdo de respeto a los resultados electorales

El presidente de Venezuela dijo que está dispuesto a firmar un documento que produzca el Consejo Nacional Electoral (CNE) en el que se compromete a reconocer los resultados de los comicios parlamentarios del próximo 6 de diciembre, e instó a la oposición a hacer lo mismo.

“Ciudadana Tibisay Lucena, rectora del CNE, creo que ha llegado la hora de que el Poder Electoral emita un documento y yo como jefe de Estado, y hablo a nombre de todo el bloque de fuerzas patrióticas bolivarianas (…) estamos dispuestos a firmarlo cuando seamos convocados para reconocer los resultados electorales”, comentó.

El presidente hizo el comentario durante su programa televisivo, en el que reiteró que todos los militantes de movimientos chavistas, revolucionarios y socialistas están dispuestos a firmar un documento de esta naturaleza y que reconocerán los resultados electorales “sean los que sean”.

“Ninguno de nosotros va a salir a decir que esos no son los resultados, que eso es fraude, no, desde ya podemos decir (que) estamos listos para reconocerlo, yo estoy listo para ir al CNE y firmarlo allí”, agregó.

También invitó a la alianza opositora MUD a hacer lo mismo y “comprometerse” frente al país. “Si ustedes dicen que están barriendo en las elecciones, bueno vayan de primeritos, deberían llegar a firmar el documento para reconocer los resultados electorales, nosotros estamos listos, tenemos confianza en el sistema electoral, tenemos confianza en nuestro pueblo, y nosotros queremos seguir en paz”, reiteró.

En vísperas de los comicios presidenciales del 14 de abril de 2013, elecciones en las que resultó triunfador Maduro, el CNE propuso a los candidatos a la Presidencia de Venezuela suscribir un acuerdo de aceptación de los resultados.

El entonces candidato presidencial opositor Henrique Capriles se negó a firmar ese pacto propuesto por el oficialismo para reconocer los resultados y, en su lugar, suscribió un texto propio de respeto a “la voluntad soberana” y de vigilancia ante “cualquier violación” a resultados.