Mundo

Lunes 31 de agosto de 2015

Rusia deberá compensar a los activistas argentinos de Greenpeace que fueron apresados en 2013

A casi dos años que los argentinos Hernán Pérez Orsi, Camila Speziale y otros 28 activistas de Greenpeace fueran detenidos en Rusia y acusados de piratería, el Tribunal del Mar determinó que esas detenciones fueron realizadas de manera "ilegal" y obligó a ese país a compensar económicamente a todos los afectados en el conflicto.

Compartir en

El 18 de septiembre del 2013 el buque “Arctic Sunrise” de Greenpeace fue detenido por guardacostas rusos, mientras realizaban una protesta en el Mar Ártico, intentando detener la actividad de una plataforma de la petrolera Gazprom. Si bien los activistas fueron liberados dos meses después, el proceso legal continuó y sobre ellos pesó la acusación de haber violado la ley de ese país.

Ahora, el organismo internacional emitió un fallo que obliga a la Federación Rusa a pagar compensaciones tanto a Holanda –por ser el buque de esa nacionalidad-, como a Greenpeace y a las personas damnificadas por los gastos incurridos y lucro cesante.

“En primer lugar, el fallo reconoce que actuamos de acuerdo al derecho a protestar en el mar en aguas internacionales. Más allá de que sea zona económica exclusiva de un país, es parte del derecho a la navegación internacional”, expresó el marplatense Hernán Pérez Orsi.

En esta misma línea, el activista agregó:”Además dice que la Federación Rusa viola la ley internacional del mar al detener un buque en aguas internacionales sin dar parte al estado de bandera de ese buque y que tampoco se respetó el procedimiento que establece el convenio”.

“Lo más destacable del fallo es el hecho de reconocer la protesta en el mar como un derecho. Ahora falta otro fallo que es el de la Corte Europea de Derechos Humanos, que va a salir en un año aproximadamente”, recalcó Orsi.

En tanto, desde la cancillería rusa indicaron que los “funcionarios rusos examinarán el veredicto en detalle, una vez que se les entregue oficialmente una copia”. “Sin embargo, ya podemos concluir que la decisión no tiene plenamente en cuenta todos los aspectos del incidente o las leyes y las prácticas judiciales aplicables al caso”, indicaron.