Mundo

Viernes 10 de julio de 2015

Rousseff admitió que el momento económico de Brasil es “extremadamente duro”

La presidenta de Brasil admitió que la economía de su país atraviesa un momento complicado.

Compartir en

“Creo que el mundo pasa por un proceso bastante delicado”, señaló Rousseff en la ciudad rusa de Ufá, que acogió la cumbre del BRICS, y apuntó que en el caso particular de Brasil se trata de “un momento extremadamente adverso”.

En sus declaraciones, difundidas por la Presidencia de Brasil, afirmó que, aunque la economía brasileña no está “con el viento a favor”, sí cuenta con “fundamentos sólidos” para retomar el rumbo del crecimiento.

Según coinciden todas las proyecciones, la inflación cerrará en torno al 9%, en un escenario de desaceleración del consumo y aumento del desempleo.

Rousseff atribuyó esa realidad adversa al impacto de la crisis internacional y aseguró que su Gobierno está adoptando las medidas necesarias para minimizar sus efectos, con iniciativas para proteger el nivel de empleo e intentar evitar una disparada de la inflación.

“Creo que Brasil va a recuperar las condiciones de competitividad y eso ya se ve en el aumento de las exportaciones” que se registra desde inicios de este año, apuntó la mandataria brasileña.

En ese marco, dijo que aprovechó la cumbre de los BRICS para promocionar la oferta exportadora de Brasil y que acordó con el primer ministro de la India, Narendra Modi, estudiar fórmulas para impulsar el comercio entre ambos países.

“Estamos trabajando para salir rápido de la crisis”, declaró la mandataria, quien reiteró que en el Gobierno existe una “gran preocupación porque, de hecho, se acabó el ‘súperciclo’ de materias primas”, en alusión a la pronunciada caída de los precios de esos productos en los mercados internacionales.

Según Rousseff, tanto Brasil como el resto de los países de América Latina, que son en general grandes exportadores de materias primas, deberán “hacer un gran esfuerzo para diversificar sus actividades económicas”.

Con relación a Brasil, sostuvo que ya cuenta con una economía “bastante diversificada”, que “no está basada en uno, dos o tres productos”, por lo que manifestó confianza en que ese país tendrá una “rápida recuperación”.