Sociedad

Jueves 18 de junio de 2015

Rosario: pasó un semáforo en rojo y ahora deberá pagar 4 millones de pesos

El Tribunal Colegiado de Responsabilidad Extracontractual Nº 2 de Rosario condenó a un automovilista por haber producido un accidente de tránsito al traspasar un semáforo en rojo.

Compartir en

Se trata de un siniestro ocurrido el 1 de mayo del 2008 a las tres de la mañana cuando un joven pasó el semáforo en rojo a alta velocidad y provocó un accidente cuando una moto impactó contra su auto
Como consecuencia del golpe, el conductor de la moto sufrió un traumatismo en el rostro, que implicó la perdida de la visión en el ojo izquierdo y dificultades en la apertura bucal.

El fallo del tribunal integrado por los jueces Gustavo Antelo, Viviana Cingolani y Juan José Bentolila, señala que I.M.F. transitaba por San Luis hacia el este “a moderada velocidad”, al mando de su moto marca Kawasaki K1, modelo AH115. Lo hacía acompañado por L.C.S. y, al llegar a la intersección de Entre Ríos y San Luis y tras observar que el semáforo se encontraba en verde dándole paso al conductor de la moto, comenzó el cruce, aunque chocó con el Peugeot 505, conducido por L.J.A., que venía “a elevada velocidad”.

A lo largo del fallo se manifiesta que, como consecuencia del impacto, I.M.F. sufrió traumatismo directo de rostro (predominio del lateral izquierdo) con herida en las regiones maxilar, superciliar y pómulo, además de escoriaciones varias.

Los letrados indicaron que, como consecuencia de las lesiones sufridas y las secuelas referidas, I.M.F. “ha perdido el ojo izquierdo, con afectación de la armonía del rostro y de la apertura bucal, con una incapacidad orgánica del setenta por ciento del total”, a lo que sumaron los daños en la motocicleta y las consecuencias de afectación en el plano laboral y hasta moral.

En tanto, la indemnización exigida por todo concepto se eleva a los 4.025.000 pesos. Al momento del accidente, Alberto Muslera, Matías Gómez, Matías Argüello, Marcos Corte, Alejandro Gómez y Luciano Rau manifestaron haber sido compañeros de I.M.F. en el F.C. Sporting Genzano de la ciudad de Genzano di Lucania, provincia de Potenza (Italia), y coincideron en calificarlo como “uno de los mejores jugadores del equipo, siendo pretendido por clubes de la categoría inmediata superior”.

También se expresaron sobre las remuneraciones percibidas entre los años 2007 y 2008, las que oscilaban entre los 1.600 y 2 mil euros mensuales más casa y comida.

En relación a cuantos años más podría haber jugado allí el motociclista accidentado, Argüello estimó que
“podría haberlo hecho hasta los 35 años por ser de contextura flaca y fibrosa, lo que le permitía jugar hasta dos partidos seguidos”.

Además, los jueces, en el fallo, expusieron que el testigo Corte estimó que “podría haber seguido tres años, inclusive hasta los 30 y 32 años”. Otro señaló que I.M.F. estaba “impecable”.