Pais

Lunes 06 de julio de 2015

Rodríguez Larreta obtuvo un amplio triunfo pero irá a un ballottage con Lousteau

El candidato del PRO se impuso por 20 puntos. Pese a la diferencia, el postulante de ECO ratificó que competirá en la segunda vuelta.

Compartir en

Lo advertían la mayoría de las encuestas y lo confirmaron las urnas. Horacio Rodríguez Larreta se impuso con holgura en las elecciones porteñas. Con más del 45% de los votos, le sacó 20 puntos porcentuales al segundo, Martín Lousteau. Pero no alcanzó el piso para sortear la segunda vuelta (50%) y ambos volverán a competir en el ballotage del 19 de julio.

El triunfo del PRO se conoció apenas finalizó la votación. Los números que se manejaban en los centros de campaña se fueron confirmando con el correr de las horas en el escrutinio oficial. Pasadas las 19:30, el jefe de Gabinete celebró en el comando macrista, montado en Costa Salguero.

“Es un gran orgullo”, dijo Rodríguez Larreta, quien de inmediato invitó a los principales dirigentes de su partido a acompañarlo en el escenario. Agradeció a sus colaboradores, a los votantes y reflexionó: “Venimos bien, pero falta mucho por hacer”. Abajo, los militantes coreaban “Mauricio Presidente, Horacio en la Ciudad”.

Macri apareció después y se sumó a los festejos. Observó que el resultado fue un “mensaje de confianza” y arengó a los suyos a seguir por el mismo camino. El actual jefe de Gobierno señaló que terminaban los ocho años “más intensos” de su vida y confió en poder llevar su gestión a la Presidencia.

La ventaja que consiguió el jefe de Gabinete alimentó las especulaciones de quienes creían que Lousteau podría desistir de la segunda vuelta. María Eugenia Vidal, vicejefa de Gobierno y candidata a gobernadora de la Provincia, advirtió que la “decisión de ir a ballotage es de la segunda fuerza”. Apenas tomó la palabra, sobre las 21, el representante de ECO demolió esos supuestos: “Los porteños decidieron que va a haber ballotage”.

El Frente para la Victoria no tuvo nada para celebrar. En las PASO muchos dirigentes se apresuraron en arrogarse un segundo puesto que al final no fue. Acaso pendientes de ese antecedente, los referentes que precedieron a Mariano Recalde en el contacto con la prensa se mostraron cautos en la espera de resultados oficiales. Llegado el turno, al titular de Aerolíneas Argentinas no le quedó más que reconocer el tercer lugar.

“Por supuesto que nos hubiera gustado tener un poco más de tiempo y llegar a ofrecerles a los porteños un ballotage distinto”, se sinceró. Y adelantó que llamaría a Rodríguez Larreta y Lousteau para felicitarlos.

Con la derrota a cuestas, referentes del FpV fueron consultados sobre qué harán en la segunda vuelta. Algunos sugirieron que podrían llamar a votar en blanco. Pero cuando la pregunta fue directa, la respuesta fue que se resolverá en una discusión posterior. “Saben cuál es nuestra posición sobre esos candidatos”, añadió Recalde.

Dividida, la izquierda cosechó 7% de los sufragios. Luis Zamora (Autodeterminación y Libertad) fue el más votado, con casi cuatro puntos, mientras que Myriam Bregman (FIT) quedó con tres.

El saldo de los comicios mostró un escenario distinto de los de 2011. Aunque contundente, el apoyo que consiguió Rodríguez Larreta estuvo unos puntos por debajo del que entonces tuvo Macri. Y el de Lousteau también fue inferior al que ese año consiguió Daniel Filmus. El cambio más relevante fue que el kirchnerismo cedió el lugar de segunda fuerza en la Ciudad.

La proyección nacional de la jornada porteña se mostró favorable a las pretensiones presidenciales de Macri. El partido del jefe de Gobierno mostró un desempeño robusto en su terruño que le suma entusiasmo. También sus otros socios del frente Cambiemos, Ernesto Sanz y Elisa Carrió, podrán destacar los números de su elegido. La decisión de Lousteau de no bajarse de la segunda vuelta les permitirá al menos mantener un nivel de exposición del que ya no podrá gozar el kirchnerismo, marginado de la disputa.

En un superdomingo electoral, en los que además de la Ciudad otros cuatro distritos fueron a las urnas, el resto de los presidenciables también buscaron sacar su tajada. La fórmula del FpV (Daniel Scioli-Carlos Zannini) viajó a La Rioja para la foto con Sergio Casas, quien se arrogó la victoria por la gobernación pese a que la oposición lo desmentía. También Sergio Massa sumó kilómetros para obtener rédito. En Corrientes, destacó el triunfo de la lista legislativa de Ricardo Colombi, que abrió sus filas al Frente Renovador; en Córdoba participó de la celebración de Juan Schiaretti, también apañado por el otro candidato de la alianza UNA, José Manuel de la Sota.