Deportes

Lunes 06 de julio de 2015

River necesita la receta del pasado

El técnico Gallardo se enfoca en lo que viene para superar la eliminación en la Copa Arentina; Bertolo, desgarrado.

Compartir en

No es el escenario que imaginó, pero ya pasó por situaciones parecidas y el grupo le enseñó en qué madera está tallado. Las derrotas siempre preocupan, aunque a partir de un sincero análisis se puede empezar a reconstruir. Otra vez San Juan, el escenario que incomoda a River , con miras a un semestre de agenda completa. Otra vez el estadio del Bicentenario deberá servir para espabilar a un equipo que se enredó entre equivocaciones individuales y desaciertos colectivos. La caída 2-0 con Central lo despidió de la Copa Argentina, que en la valoración aparecía como la opción menos atractiva de las que afrontarán los millonarios, que desde hace un tiempo se acostumbraron a ir por todo. Perder duele, aunque la lesión de Nicolás Bertolo y las expulsiones de Maidana y Álvarez Balanta también provocan fastidio.

“Si teníamos que perder un partido, mejor que fuera éste. No nos gusta perder nada, pero insisto: hay cosas que no me preocupan sino que me ocupan, ya que hay que seguir trabajando. No se nos dio, pero el esfuerzo se hizo. Vamos tomando ritmo de competencia, porque rápidamente vamos a jugar y hay que llegar bien a los partidos más importantes”, resumió Gallardo lo que significó el traspié frente a los rosarinos. El Muñeco vuelve a fijar metas, se enfoca en el futuro, una receta que ya puso en marcha cuando Huracán le ganó la Supercopa Argentina, en San Juan, y después de caer en la Bombonera, con el rival de toda la vida, por el torneo argentino. Fueron dos momentos en los que el desánimo no invadió al plantel, cuando los superclásicos de la Copa Libertadores apuraban el paso.

El capitán Marcelo Barovero se encolumnó detrás del mensaje del entrenador. “Tenemos bronca por haber perdido, no es lo que vinimos a buscar, pero esto recién empieza. Perdimos una competencia para el semestre y de esto hay que levantarse. Futbolísticamente nos vamos tranquilos, mantuvimos la idea de juego”, comentó el arquero.

El foco de River son las semifinales de la Copa Libertadores, que empezarán a disputarse el 14 de julio, en el Monumental, con Guaraní, de Paraguay. El aperitivo de esa serie serán los partidos con Tigre, el miércoles, y Temperley, el sábado, por el campeonato. Resolver situaciones es una de las tareas de Gallardo, que sin Teo Gutiérrez tendrá que buscarle un socio a Mora en la ofensiva. El reemplazante natural sería Fernando Cavenaghi, pero el goleador responde en cuentagotas; Lucas Boyé todavía arrastra los pecados de juventud de sus 19 años. Entonces, aparece el refuerzo estrella: Javier Saviola. Pero el Conejito arrastra un déficit futbolístico y en Núñez no quieren apurar los tiempos. “No queremos correr riesgos con los refuerzos. Hablaremos con ellos y veremos cuáles son las necesidades del equipo. Lo evaluaremos día tras día”, comentó el Muñeco, que en el análisis incluye a Lucho González, mientras espera por la firma de Lucas Alario, un delantero que podría aportarle soluciones. La habilitación de Tabaré Viudez está atada a que se destrabe el conflicto con Teo Gutiérrez, quien de marcharse liberaría el cupo de extranjeros.

El desgarro en el sóleo derecho de Bertolo fue tan punzante como la derrota, y el técnico fue contundente: “Es lo que más me duele”. A la lista de bajas se suman Sebastián Driussi, con una tendinitis en el aductor izquierdo; Ramiro Funes Mori, con una herida cortante en el fémur derecho -le aplicaron cuatro puntos- y los juveniles Guido Rodríguez (síndrome de fricción iliotibial) y Emanuel Mammana (síndrome gastrointestinal).