Sociedad

Jueves 28 de mayo de 2015

Por el bajo nivel de los alumnos, proponen enseñar lectura y escritura en la UBA

Se trata de doce clases una vez por semana para "universalizar" los conocimientos. Los docentes aseguran que los estudiantes llegan a la universidad sin comprender la idea central de un texto.

Compartir en

Las dramáticas dificultades para leer, escribir, comprender textos y resolver ejercicios básicos de matemática de los estudiantes que llegan al Ciclo Básico Común de la UBA preocupa a los docentes desde hace años. Según explicó el director del CBC, Jorge Ferronato, “llegan a la universidad careciendo los saberes mínimos”. Por tal motivo, y en el marco de los 30 años del CBC, proponen cursos optativos de lectura y escritura.

En total, se presentaron diez propuestas para reformar el CBC y, entre ellas, los talleres de lectoescritura que apuntan a “universalizar” los conocimientos básicos. Los mismos constarán de doce clases una vez por semana y estarán disponibles para todos los interesados, incluso alumnos del secundario.

Los resultados de la última prueba PISA arrojaron que el 53,6% de los alumnos argentinos de 15 años no pueden reconocer la idea principal de un texto, ni realizar “inferencias sencillas”, ni hacer comparaciones entre textos. Las pruebas TERCE que se tomaron en el nivel primario, también mostraron serias dificultades para la lectura: Los argentinos de 3° grado quedaron en el 9° puesto sobre 15 países de América Latina.

Estos proyectos serán discutidos dentro de los próximos 180 días por una Comisión de Análisis Curricular del CBC (con representantes de las 13 facultades). Allí, también se debatirá si los alumnos pueden arrancar sus carreras sin tener aprobadas todas las materias del CBC.

“El alumno muchas veces no es consciente de que no sabe leer ni escribir. ¿Quién se va a anotar en los talleres si dejan de ser obligatorios?”, se preguntó Sandra Sánchez, coordinadora de los talleres de las sede de Montes de Oca.

A 30 años de la creación del CBC, docentes y las propias autoridades reclaman una mayor “institucionalización”: la gran mayoría de los profesores son interinos (contratados) y no tienen representantes en el Consejo Superior, a diferencia de las 13 facultades. Mientras empiezan a discutirse las reformas, los docentes reclaman participar del debate”.