Mundo

Miércoles 25 de Marzo de 2015

Otoniel, el narco colombiano al que buscan más de 1200 efectivos de elite colombianos

Los grupos de elite colombianos, con unos 20 helicópteros de guerra Black Hawk, buscan a Dairo Antonio Úsuga David.

Compartir en

Televisores de pantalla gigante conectados a satélite, bebidas caras y suntuosos perfumes: un lujo impensable es el que encuentran las fuerzas que persiguen al capo criminal Dairo Antonio Úsuga David, alias “Otoniel”, cada vez que llegan a las chozas de madera que usa como guarida en el medio de zonas rurales de Urabá, en el oeste de Colombia.

Eso, y siempre, además, un colchón especial, muy caro, improbable de encontrar allí. ¿Por qué el colchón? Ya llegaremos a ese punto.

Lo clave es quién es este hombre y por qué lo buscan más efectivos de seguridad que al mismísimo Pablo Escobar.

A Escobar, el más conocido narco de la historia colombiana, lo llegaron a rastrear unos 500 hombres.

A Otoniel le siguen la pista alrededor de 1200 miembros de los grupos de elite mejor preparados del país, que tienen a su disposición unos 20 helicópteros de guerra Black Hawk.

Otoniel es el jefe del clan Úsuga (antes conocido como los Urabeños), que tiene su base en la región de Urabá pero cuyos tentáculos se extienden a gran parte del país y más allá (miembros del grupo han sido capturados en Brasil, Argentina, Perú, España y Honduras).

Otoniel tomó el lugar de su hermano Juan de Dios Úsuga David, alias “Giovanni”, a quien la policía nacional dio muerte en un operativo el 1° de enero de 2012 durante un asalto a una “narcofiesta” de fin de año.

Los crímenes de los que se acusa al clan Úsuga, dedicado fundamentalmente al narcotráfico, incluyen homicidio, extorsión, minería ilegal, desplazamiento forzado y portación de armas de fuego.

El Departamento de Estado de EE.UU., que ofrece una recompensa de US$5 millones por información que lleve a la captura de Otoniel, describe al clan Úsuga como “una organización criminal fuertemente armada, extremadamente violenta”.