Mundo

Jueves 18 de junio de 2015

Nueve muertos en un “crimen de odio” contra una iglesia afroamericana en Estados Unidos

La Policía indicó que fue una matanza "horrenda" y aun está buscando al sospechoso: un joven blanco de 21 años que abrió fuego en una de las congregaciones más tradicionales de Charleston, Carolina del Sur.

Compartir en

Nueve personas murieron el miércoles tras un tiroteo en una histórica iglesia negra en el centro de Charleston, Carolina del Sur, dijo a la agencia de noticias The Associated Press el alcalde de la ciudad, Joseph P. Riley, citando a la policía.

El alcalde señaló que daría más detalles poco después en una rueda de prensa con la policía de la ciudad. La policía había indicado antes de un tiroteo en una iglesia AME Emmanuel.

“Había ocho muertos dentro de la iglesia. Dos personas fueron transportadas (al hospital). Una de ellas murió. En este punto, tenemos nueve víctimas en este horrendo crimen”, dijo el jefe de la policía de Charleston, Gregory Mullen, a los periodistas. “Creo que se trató un crimen de odio”, agregó Mullen.

El líder de la minoría en el Senado estatal, Todd Rutherford dijo que el actual pastor del templo, el senador Clementa Pinckney, estaba entre los fallecidos en la balacera.

La policía indicó en Twitter que se buscaba a un varón blanco de 21 años.

“(Mi familia) y yo oramos por las víctimas y las familias afectadas por la tragedia sin sentido de esta noche” en la iglesia, dijo la gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, en un comunicado.

“Mientras aún no sabemos todos los detalles, sí sabemos que nunca entenderemos qué motiva a cualquier persona a ingresar en uno de nuestros lugares de plegaria y quitar la vida de otros”, agregó.

Helicópteros de la policía con focos para buscar sobrevolaban la zona, indicó un periodista de Associated Press en el lugar, y un grupo de sacerdotes se arrodilló para rezar al otro lado de la calle.

La iglesia AME Emmanuel tiene una comunidad tradicionalmente afroestadounidense, y su historia se remonta a 1816, cuando varias iglesias se separaron de la iglesia Episcopal Metodista de Charleston.

Uno de sus fundadores, Denmark Vesey, intentó organizar una revuelta de esclavos en 1822. Fue atrapado, y terratenientes blancos quemaron su iglesia en represalia. Los parroquianos continuaron su actividad religiosa en la clandestinidad hasta después de la Guerra Civil.