Mundo

Martes 09 de junio de 2015

“No somos un país poco serio, no somos populistas”, dijo Michelle Bachelet en Francia

La presidenta de Chile dio un discurso ante empresarios franceses en el que los invitó a invertir en ese país y se distanció del resto de la región.

Compartir en

Ante un grupo de empresarios franceses, la presidenta chilena, Michelle Bachelet, reivindicó hoy en París las políticas de su gobierno e intentó convencerlos de que Chile es el mejor país para invertir en la región.

Ante el Movimiento de Empresas de Francia (Medef), la mandataria chilena afirmó: “No somos un país poco serio, no somos populistas, no planteamos elementos como gobierno que luego otro gobierno no pueda seguir sosteniendo”.

“Una educación de calidad, así como una mayor inversión en ciencia y tecnología es lo que se requiere para un mejor posicionamiento de Chile en la economía mundial” y una menor dependencia de las materias primas, agregó Bachelet

Al respecto, dijo que la educación es “una de las reformas tal vez más ambiciosas” que lleva a cabo su gobierno y que el objetivo es, además de mayor calidad, que el sistema sea “menos segregador”, ya que la idea es ofrecer un acceso gratuito a la universidad.

“No es sólo un factor de justicia social, sino de eficacia económica”, señaló la jefa del Estado. Para implementar la ley, Bachelet pretende incrementar el gasto educativo hasta el 3 % del producto bruto interno (PBI) mediante una recaudación tributaria estable y generalizar el acceso a la universidad a todas las capas sociales.

A su juicio, y aunque “Europa es muy inversionista en Chile”, donde están presentes unas 200 compañías francesas, “podemos mejorar mucho más”.

En su segundo y último día en París, Bachelet insistió en que las empresas francesas encontrarán “un país abierto, serio y confiable” que además “puede ser para las empresas extranjeras una plataforma” para hacer negocios en el resto de América latina y en la región del Pacífico.

Interrogada sobre las herramientas a las que debería recurrir Latinoamérica para afrontar la ralentización que atraviesa, respondió que “no [cree] que haya una receta” porque las situaciones son muy diversas entre algunos países en recesión (en particular Brasil, la Argentina y Venezuela), mientras otros están creciendo, aunque sea a ritmos más moderados.

Para el caso de Chile, insistió en que al ser un país de 17 millones de habitantes que no puede únicamente asentarse en su mercado interior, resulta fundamental su apertura al exterior, pero también aludió a la lucha contra la corrupción, al reforzamiento de las instituciones y a la identificación de los sectores con mayor potencial.

“Chile ofrece oportunidades excepcionales para el desarrollo del turismo” gracias a su variedad de climas, por lo que un escritor llamó “nuestra loca geografía”, comentó Bachelet, que también pidió la atención de los empresarios franceses por el sector agroalimentario, cuyo volumen de exportación ha llegado a 14.000 millones de dólares.