Pais

Jueves 23 de abril de 2015

“No es posible tener presos a todos los violentos”, reconoció Highton de Nolasco

Consideró que "todo el país es machista" y pidió por otra mujer en la Corte

Compartir en

Dos casos de violencia de género sacudieron a la opinión pública: el violento choque que un hombre protagonizó en Entre Ríos con sus dos hijos a bordo para vengarse de su mujer y el crimen de una maestra jardinera en su lugar de trabajo perpetrado por su ex pareja. La jueza Elena Highton de Nolasco se excusó de dar su opinión sobre esos delitos puntuales, pero advirtió que “no es posible tener presos a todos los violentos”.

“Hay una presunción de inocencia o un principio de que se está en libertad hasta la condena. Según la condena que toque, inclusive a veces puede ser para estar en libertad. Es relativo. Muchas veces la condena hace que terminen presos o eventualmente puede hacer que haya una prisión preventiva. Los códigos establecen lo que hay que hacer. No necesariamente fallan. Lamentablemente no se puede tener un ángel de la guarda en cada caso”, explicó la vicepresidente de la Corte Suprema, en una entrevista con la periodista Romina Manguel en radio Vorterix.

La magistrada señaló que, en su opinión, un incremento de las penas no serviría para frenar ese tipo de delitos. “No sé cuántos al momento de atacar piensan en la pena. A lo mejor para organizar un robo o un asalto se piense más en la pena que en este tipo de delitos”, explicó.

La vicepresidente de la Corte, que fue reelecta en su puesto este miércoles, explicó que según la Oficina de Violencia Doméstica que el tribunal tiene en la Ciudad de Buenos Aires “el 50% de los casos son de ex parejas” y hay “otro treinta y pico por ciento que son de parejas actuales”. “Sólo hay un 1% o 2% de casos entre novios. Es decir que las novias se cuidan a tiempo y saben poner un fin a la relación violenta”, consideró.

Tras la muerte de su compañera Carmen Argibay, Highton de Nolasco se convirtió en la única mujer del tribunal. Aunque sin hablar de la candidatura de Roberto Carlés, la magistrada reconoce que le gustaría que el lugar vacante que dejó Eugenio Raúl Zaffaroni lo ocupe una mujer: “Yo creo que es importante el equilibrio de género. En la normativa está previsto. Algunos dicen que alcanza con que esté yo. Pero no necesariamente tiene que ser así. Sería mejor un equilibrio de género”.

De todas formas, aclaró que el hecho de que haya más hombres que mujeres en un tribunal no necesariamente implica que no haya un combate contra la violencia de género. Como ejemplo puso el caso de la Corte de Santiago del Estero, donde aunque “todos son varones” se instaló la “segunda o tercera oficina de violencia de género en el país”.

“En principio es una provincia machista. Bueno, como todo el país, pero hay provincias más machistas que otras”, remató.