Sociedad

Miércoles 10 de junio de 2015

#NiUnaMenos: lanzaron una campaña contra el acoso de mujeres en el colectivo

Es una iniciativa de la organización Acción Respeto. Pegarán calcomanías en los buses advirtiendo sobre comportamientos inapropiados en el transporte público.

Compartir en

El Observatorio de Género y Diversidad de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT) y la Asociación de Empresarios del Transporte Automotor de Tucumán (Aetat) firmaron un convenio para lanzar una campaña tendiente a frenar el acoso a mujeres en los colectivos.

La campaña #TransporteLibreDeAcoso se centra en señalar negativamente el roce voluntario en el transporte público, práctica tan común como inapropiada, mediante calcomanías que estarán pegadas en las unidades, y que llevarán imágenes que ilustran las distintas formas del acoso bajo el título “Instrucciones básicas para pasajeros”

El acuerdo, que se materializó la semana pasada en la Facultad de Derecho de la UNT, se inscribe en el marco de múltiples iniciativas que buscan concientizar a la población sobre el machismo y la violencia simbólica hacia las mujeres, expresado muchas veces en piropos de mal gusto, palabras hirientes y maltrato físico y psicológico. En este caso surge de una organización dedicada a concientizar sobre el acoso callejero, que lleva el nombre de Acción Respeto.

“Las mujeres estamos acostumbradas a que nos griten en la calle, a que nos digan cosas. Queremos que se empiece a desnaturalizar este tipo de conductas, que se deje de pensar que es normal”, explicó Sofía Fares, estudiante de Derecho e integrante de Acción Respeto Tucumán, cuyos integrantes podrán ver en pocos días su iniciativa en el transporte público de la provincia.
En el mismo sentido se expresó la abogada Soledad Deza, del comité académico del Observatorio de Género de la UNT: “Hablamos de violencia simbólica porque implica que el cuerpo de la mujer está disponible públicamente para ser apreciado, valorado, calificado y escrutado por terceros”, señaló la mujer según consigna el diario local La Gaceta.

“El acoso callejero habla de un ‘cuerpo público’ de la mujer. Por eso no importa si lo que se dice es una galantería o una grosería. El cuerpo no debe estar sujeto a opiniones. Es privado”, concluyó.