Pais

Miércoles 01 de julio de 2015

Memorándum con Irán: “Cabral no estudió para el tema”, argumentó Julián Álvarez

El secretario de Justicia aseguró que el magistrado removido de Casación no tenía los conocimientos necesarios para integrar el tribunal penal más importante del país.

Compartir en

El kirchnerismo impuso su mayoría en el Consejo de la Magistratura y removió al juez Luis María Cabral de la sala de Casación que debía fallar sobre la validez del memorándum con Irán. En Tribunales daban por descontado que el magistrado apartado tenía previsto votar contra la constitucionalidad del pacto que firmó el Gobierno con Teherán para indagar a los acusados por el ataque a la AMIA.

El secretario de Justicia e integrante del Consejo de la Magistratura Julián Álvarez aseguró que Cabral había sido designado en forma irregular hace cuatro años y no estaba preparado para votar en causas sensibles para el Estado, entre ellas la del memorándum con Irán.

“Teníamos un juez de otra competencia fallando nada más y nada menos en temas como el memorándum con Irán. Es un juez que no estudió para el tema, no concursó para este fuero y estaba integrando el máximo tribunal del país (en materia penal)”, analizó Álvarez en diálogo con Reynaldo Sietecase en radio Vórterix.

El funcionario cree que cualquiera de los conjueces nombrados por Cristina Kirchner está más preparado que el magistrado que fue removido, quien continuará ocupando un tribunal ordinario.

Álvarez, que en octubre competirá por la intendencia de Lanús, aseguró que no tenían la posibilidad técnica de prorrogar la subrogancia de Cabral. “Si lo hacíamos, estábamos avalando la ilegitimidad del acto y después íbamos a ser responsables”, sintetizó.

El fiscal de Casación Raúl Pleé intentó con un recurso que la Corte Suprema repusiera a Cabral en la Cámara al menos para fallar sobre el acuerdo con Teherán. Sin embargo, el máximo tribunal entendió que la vía no era idónea y el fondo de la cuestión debe plantearse en un proceso judicial ordinario.

De acuerdo a la mirada del Gobierno, la Corte será también el tribunal que terminará definiendo sobre la constitucionalidad del memorando, independientemente de lo que termine votando Casación. En términos prácticos la sentencia puede tornarse abstracto porque el gobierno iraní nunca instrumentó los mecanismos necesarios para avanzar con el acuerdo.