Pais

Lunes 16 de noviembre de 2015

“Me parece que mi papá mató a mi mamá”, dijo el hijo de la pareja de Flores

Uno de los hijos de la mujer asesinada en Flores este domingo le habría dicho a un traseúnte que su padre la mató, lo que se condice con la hipótesis policial que apunta a una pelea por celos que terminó con el hombre apuñalándola y luego suicidándose.

Compartir en

El hecho ocurrió el domingo a la mañana, en un inmueble situado en Pedernera 65, entre Ramón Falcón y avenida Rivadavia, a metros de la Iglesia San José, de Capital Federal, donde la pareja, ella de 36 años y él de 35, convivían junto a sus dos hijos de 14 y 8.

Fuentes policiales informaron que la mujer trabajaba como empleada de limpieza en un hotel alojamiento porteño donde tuvo que cubrir el turno de la noche, por lo que arribó a su departamento alrededor de las 8, cuando su concubino y sus hijos dormían en sus respectivas habitaciones.

En esas circunstancias, aparentemente se originó una discusión por celos entre la mujer y el hombre que terminó cuando ambos resultaron apuñalados, dijeron los informantes.

Según las fuentes, la principal hipótesis apunta a que él, de profesión panadero pero que actualmente estaría desempleado, la atacó con un cuchillo de cocina y luego intentó suicidarse con la misma arma.

Por su parte, el mayor de los hijos se levantó cerca de las 9.30 -al parecer no alcanzó a escuchar una discusión al igual que los vecinos del edificio- y encontró a sus padres tirados y ensangrentados en el dormitorio matrimonial, por lo que salió a la calle a pedir auxilio a los gritos.

Allí se topó con un transeúnte al que el chico le habría dicho: “Me parece que mi papá mató a mi mamá”, por lo que el primero llamó a la Policía, indicó uno de los voceros consultados.

Cuando los efectivos de la comisaría 38va. de la Policía Federal arribaron al lugar del hecho minutos después encontraron a la mujer muerta y al hombre malherido, por lo que convocaron al personal del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME).

Los médicos constataron luego el fallecimiento de la mujer por lesiones de arma blanca y que el hombre estaba inconsciente y presentaba una herida de degüello que le había provocado una importante pérdida de sangre, por lo que lo trasladaron al Hospital Piñero con custodia policial.

Un vocero médico precisó que el hombre fue intervenido quirúrgicamente a la tarde ya que tenía comprometida la carótida, tras lo cual quedó alojado en la sala de cuidados intensivos con pronóstico reservado y a disposición de la Justicia.

En tanto, a la escena del crimen llegó una hermana de la víctima para hacerse cargo de la custodia de los hijos de la pareja que se encontraban allí, mientras el personal policial -que también brindó contención a los chicos con su gabinete de psicólogos- y los peritos trabajaban en el lugar.

De acuerdo a los voceros, en el departamento se secuestró un cuchillo de 15 centímetros de largo y una toalla con manchas de sangre que serán sometidos a peritajes de laboratorio.

Por otra parte, una fuente de la pesquisa explicó que en la seccional 38va., con jurisdicción en el domicilio de la víctima, no había denuncias por antecedentes de violencia de género en la pareja involucrada.

Los pesquisas estiman que en los próximos días, una vez superado el estado de shock, los hijos de la pareja declaren sobre lo ocurrido mediante el sistema de Cámara Gesell, el cual permite que los niños comparezcan ante la Justicia sin ser perturbados o que personas extrañas le causen alteraciones a su conducta.

La causa quedó a cargo del juez en lo Criminal de Instrucción 30 porteño, Jorge López, y la Secretaría 164 de Ignacio Belderrain.