Pais

Lunes 16 de marzo de 2015

Confiado para agosto: Ernesto Sanz quiere ganarle a Mauricio Macri en las PASO

Entusiasmado por haber conseguido el aval para ser el representante de la UCR en las PASO contra el PRO y la Coalición Cívica, el dirigente radical advirtió que su objetivo no es apoyar a otro sino ganar la interna.

Compartir en

“La UCR no le da su apoyo a ningún partido, va a competir en una interna para que el voto del ciudadano vaya contenido en una gran coalición que luego pueda derrotar al kirchnerismo”. La aclaración de Ernesto Sanz fue contundente y buscó dejar en claro que no irá a las PASO para ser sparring.

El senador nacional se mostró ilusionado con dar el gran batacazo de las primarias, con el sostén del espacio que representa: “Voy a competir por la candidatura presidencial y quiero ganarle a Macri. Le voy a poner todo el volumen territorial de mi partido, que es muy importante, y vamos a ver en agosto cómo son las cosas”.

De esa manera el senador nacional dejó en claro que su próxima aspiración es repetir en las PASO la victoria que logró en la Convención partidaria que se celebró en Gualeguaychú, donde logró imponer su postura para que el radicalismo sea parte de una gran interna opositora con el PRO y la Coalición Cívica.

Con respecto a las críticas que por estas horas recibe la conformación de esa alianza, Sanz respondió: “El oficialismo va a hacer todo lo posible para que no construyamos esta coalición, y ahí está la razón de ser del acuerdo… Las cosas que le convienen al kirchnerismo no son las que nos convienen a nosotros, así que, cuando veo la reacción del Gobierno, me doy cuenta de que estamos en el buen camino”.

“Ellos temen que nosotros construyamos una coalición competitiva porque saben que si lo hacemos van a perder el poder y tendrán que rendirle cuentas a la sociedad”, evaluó el senador.

El titular del Comité Nacional de la UCR consideró que este acuerdo era necesario porque “no hay peor contribución de un espacio que quedarse refugiado en sus límites partidarios. La fragmentación opositora podría permitir que el oficialismo, con apenas un 30% de los votos, pueda seguir gobernando la Argentina. Frente a eso, la gran responsabilidad es construir una alternativa”.

Finalmente Sanz se puso en campaña y, con la mira puesta en las elecciones, expuso los argumentos por los que debería ser elegido: “Yo garantizo que voy a defender en el nuevo modelo las cosas buenas que hizo el kirchnerismo en su primera etapa, como el superávit fiscal y de la balanza comercial, el tipo de cambio competitivo, recuperación de la autoridad política y del rol del Estado. Lo que no voy a hacer es lo que hizo el oficialismo de borrar con el codo lo que escribió con la mano, como transformar al federalismo en un unitarismo cerrado que condena a las economíaS regionales, o darle lugar al virus de la inflación”.

“Mi gobierno será como los del radicalismo de todos los tiempos: decente, honesto, con controles y garantías republicanas”, completó.