Mundo

Miércoles 01 de julio de 2015

Los republicanos se oponen al acuerdo de EEUU con Cuba: “Es legitimar a los Castro”

Los gobiernos de ambos países confirmaron hoy que el 20 de julio reabrirán sus respectivas embajadas, a la vez que Obama reiteró el pedido para levantar el embargo.

Compartir en

La confirmación de que Cuba y Estados Unidos reabrirán sus embajadas en menos de tres semanas y reiniciarán sus relaciones diplomáticas después de 54 años no fue bien recibida por los líderes del Partido Republicano. El precandidato a las elecciones presidenciales de 2016 con mejor imagen positiva, Jeb Bush, afirmó hoy que el anuncio legitima “aún más el régimen brutal de Raúl Castro”.

“Me opongo a la decisión de abrazar aún más el régimen de Castro con la apertura de una embajada en La Habana”, afirmó Bush, ex gobernador de Florida, en un comunicado. “Mientras los estadounidenses se preparan para celebrar el aniversario de nuestra libertad de la tiranía y el compromiso con los principios democráticos, no es poca ironía que el presidente Barack Obama se prepare para abrir una embajada en La Habana”, apuntó.

Bush explicó que su oposición se basa en que el régimen castrista ha detenido a disidentes y violado sus derechos humanos. “Espero que el Congreso estadounidense realice un escrutinio de las concesiones hechas a La Habana antes de considerar la nominación de un embajador”, concluyó el precandidato republicano.

Marco Rubio, también aspirante por parte del partido conservador, señaló que durante toda la negociación que mantuvieron Estados Unidos y Cuba desde el año pasado, “el régimen de Castro aumentó la represión contra el pueblo cubano”. “Obama ha continuado mirando al otro lado y ofreciendo concesión tras concesión”, disparó.

Rubio, senador por Florida e hijo de inmigrantes cubanos, sostuvo que es hora de finalizar las “concesiones unilaterales a ese odioso régimen”. El legislador cuestionó también que no haya cesiones por parte del régimen cubano en materia de derechos humanos y las peticiones sobre las propiedades confiscadas durante la revolución cubana a estadounidenses.

El presidente de la Cámara de Representantes estadounidense, John Boehner, coincidió con las críticas de Jeb Bush y Marco Rubio. “La Administración Obama está ofreciendo a los Castro el sueño de la legitimidad sin obtener una sola cosa para el pueblo cubano, que está siendo oprimido por esta brutal dictadura comunista”, indicó en un comunicado de prensa.

“Como he dicho anteriormente, las relaciones con el régimen de los Castro no deberían ser revisadas, y mucho menos normalizadas, hasta que los cubanos disfruten de la libertad, y ni un segundo antes”, sentenció el líder republicano.

La normalización de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos también divide aguas entre los disidentes. “La apertura de una embajada castrista en Estados Unidos sin que este régimen haya hecho ninguna apertura en materia de derechos humanos contribuye a consolidar ese régimen”, dijo contundente Orlando Gutiérrez, presidente del Directorio Democrático.

En la misma línea, Antonio Díaz Sánchez, secretario general del Movimiento Cristiano de Liberación (MCL), fundado en la isla por el activista fallecido Oswaldo Payá, aseguró que abrir una misión diplomática estadounidense en La Habana significa “dar un espaldarazo a un gobierno tiránico que ha negado las libertades y derechos humanos”.

En cambio, para Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia, los pasos dados por Obama “van en la dirección correcta”, pero “sólo” planteados desde la obligación de “darle voz al pueblo cubano y la libertad de los presos políticos” y terminar con la persecución de los disidentes.

Sánchez consideró que es “muy útil” la apertura de la sede diplomática estadounidense en La Habana y destacó la importancia de que “se hagan amigos dos enemigos”, aunque concedió que es “insuficiente”. “El dictador cubano continúa golpeando a los opositores, deteniéndolos y dividiendo a la familia cubana”, aclaró.

A través de dos misivas, Castro y Obama confirmaron la reapertura de las embajadas. La sede diplomática cubana abrirá en Washington el 20 de julio con una ceremonia presidida por el ministro de Relaciones Exteriores de la isla Bruno Rodríguez. Además, el secretario de Estado de los EEUU, John Kerry, viajará en las próximas semanas a La Habana para abrir la embajada estadounidense.