Sociedad

Martes 14 de Abril de 2015

Liberan al conductor del auto que mató a un adolescente en una picada en Haedo

Se trata de Diego Cuevas, el joven de 19 años que atropelló y mató a un chico mientras circulaba a más de 150 kilómetros por hora.

Compartir en

La Justicia ordenó excarcelar a Diego Cuevas, el joven de 19 años, acusado de arrollar a seis chicos, de los cuales uno murió, que caminaban por la avenida Rivadavia al 15.500 mientras competía en una presunta picada. Asimismo, el juez de la causa resolvió rebajar la carátula de homicidio simple con dolo eventual a homicidio culposo grave.

Según consta en la investigación, el acusado corría una carrera ilegal por la avenida Rivadavia al 15.500 (en Haedo) con un Nissan Tiida a 150 kilómetros por hora cuando atropelló a seis jóvenes que volvían caminando de un cumpleaños en Ramos Mejía, provocando la muerte inmediata de uno de ellos y dejando internados a tres en grave estado por severos traumatismos de cráneo.

“Nos da bronca y dolor”, dijo el papá de Lautaro Juárez, el joven que perdió la vida tras ser embestido por Cuevas. En tanto, el abogado defensor del acusado, Marcelo Mazzeo, explicó que la Justicia lo liberó porque no pudieron probar el dolo y volvió a negar que el conductor del Nissan estuviera corriendo una picada.

“No hay un elemento que acredite la intención de matar y la libertad es porque no existe un elemento que diga que va impedir la investigación. Se le reprocha violar los elementos a su cargo. No ha obrado con impericia”, agregó el abogado.

“No sabemos si lo toca el auto de Diego y pierde el control. No están las pericias aún, pero sabemos que da el volantazo y con tanta mala suerte que impacta contra el grupo de jóvenes. Ese golpe tuvo que haber sido muy fuerte para hacerle perder el control. Está más o menos acreditado. No se sabe si iba a alta a velocidad. No se acredita”, insistió.

Por su parte, los familiares de Lautaro, insisten en la culpabilidad de Cuevas y advirtieron que “no van a parar hasta que todos los que iban en el Tiida “vayan presos”. “Esto no puede quedar impune. No voy a parar hasta que caigan todos presos”, había dicho la mamá de la víctima.