Pais

Lunes 08 de junio de 2015

La Presidente, Cristina Fernández, aseguró que menos del 5% de los argentinos es pobre

Aunque el Indec no da datos, la jefa de Estado reveló la cifra en su discurso al recibir un premio a la lucha contra el hambre.

Compartir en

Con la excusa de un “problema de empalme” en las estadísticas, hace más de un año que el Indec no informa los índices de pobreza e indigencia del país. Desde Roma, Cristina Kirchner por primera vez reveló las cifras que maneja su Gobierno y aseguró que la pobreza en la Argentina está en torno al 5 por ciento, mientras que la indigencia ronda el 1 por ciento.

Sus números están en consonancia con las últimas cifras que dio el Indec antes de dejar de publicar los indicadores. En diciembre de 2013, el organismo estimó que el nivel de pobreza de la población argentina era del 4,7 por ciento.

La Presidente reveló las cifras en el discurso que dio ante FAO (organismo para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas) al recibir en nombre del país un premio por la lucha contra el hambre en los últimos 25 años.

Hasta ese foro internacional llevó también el reclamo del Gobierno contra los productores que se niegan a vender su soja a la espera de mejores condiciones y pidió que los países acuerden una regulación mundial para evitar la especulación en la venta de granos.

“Lo digo con la autoridad de que en mi país tenemos una reserva del 60% de la soja a nivel global. Esto no es responsabilidad del Estado, porque no puede obligar a vender a nadie, pero debería haber regulaciones globales, en las que todos los países signatarios de la carta de San Francisco (NdR: tratado fundacional de las Naciones Unidas), (deban) estar atados a determinados comportamientos”, señaló.

Para la nueva normativa reclamada, la mandataria argentina puso como ejemplo la regulación para la estructuración de deudas soberanas que la ONU discute a partir del juicio que la Argentina perdió con los holdouts que quedaron fuera del canje de deuda.

“¿Vamos a esperar que el mundo tenga problemas de granos con gente que acumula granos de arroz, de trigo o de soja para intervenir? No queremos socializar nada, pero una cosa es socializar y otra es especular con el hambre”, cuestionó.

Desde las gradas la observaba un hombre recordado por todo el campo argentino. El ex secretario de Comercio Guillermo Moreno asistió al discurso de Cristina Kirchner en su rol de agregado económico de la embajada de Italia, una suerte de “exilio de oro” que recibió al ser removido del cargo cuando Axel Kicillof asumió como ministro de economía.

La jefa de Estado aseguró que la “avergüenza que haya mercados a futuro” de granos como si se tratara de bienes como el dólar o el oro. “Que vendan o no vendan tiene que ver con que la gente pueda comer. Nadie pide que los productores pierdan dinero, lo único que pedimos es que la especulación tiene que tener regulación”, señaló.

En otro tramo de su discurso, la mandataria destacó que “la presencia del Estado ha contribuido a que la Argentina erradicara la presencia del hambre” gracias a las “políticas públicas muy activas y direccionadas” como la Asignación Universal por Hijo, el Plan Progresar o la asignación por embarazo.

El discurso de Cristina Kirchner ante la FAO fue la última escala de su gira presidencial por Roma y el Vaticano, que tuvo como punto cumbre la reunión que mantuvo este domingo con el papa Francisco. En el mediodía europeo, la mandataria almorzará con el presidente italiano Sergio Mattarella.