Sociedad

Viernes 13 de Marzo de 2015

La novia del financista desaparecido negó haber declarado que manejaba dinero de la barra de Boca

También hoy se conoció que el teléfono Nextel de Díaz fue activado el martes para chequear los mensajes de voz que había recibido.

Compartir en

La novia del financista Hugo Díaz, desaparecido desde el lunes pasado cuando se dirigía a una financiera en el microcentro porteño, negó haber declarado ante la Justicia que una de sus actividades era manejar dinero de la barra brava de Boca Juniors. “Yo en ningún momento dije eso”, sostuvo la mujer.

Según había consignado la agencia DyN, la mujer, identificada sólo por su nombre de pila, “Ana”, había relatado ante el juez de instrucción penal Manuel De Campos que Díaz tenía relación con la barra del equipo de la Ribera y realizaba operaciones económicas por su cuenta.

Sin embargo, en diálogo con el canal de noticias, “Ana” se manifestó molesta con los trascendidos y aseguró que no mencionó ningún vínculo de Díaz con la barra de Boca. “Les pido respeto por la familia. Yo declaré ante quien tenía que declarar, pero no digan cosas que yo no dije. Jamás declaré eso”, insistió.

Díaz estaba separado de su mujer, Natalia Puccar, pero convivían en una misma casa, en la ciudad bonaerense de Lanús, que fue baleada por desconocidos dos semanas atrás.

Pese a esa convivencia, Díaz tenía una relación sentimental con otra mujer, “Ana”, quien formuló la declaración que lo vincula con la barra brava de Boca.

EL TELÉFONO SE ACTIVÓ EL MARTES

También hoy se supo que uno de los teléfonos de Díaz se activó al día siguiente de su desaparición para escuchar los mensajes de voz y no tuvo ninguna otra actividad, informaron a Télam fuentes judiciales.

En tanto, la fiscal a cargo de la causa, Estela Andrades, ya mandó a analizar otras líneas de teléfonos celulares que tiene el empresario y pidió la intervención de la División Búsqueda de Persona de la Policía Federal.

Según pudieron comprobar los investigadores, el teléfono Nextel del empresario se activó el martes, un día después de su desaparición, durante unos breves minutos para chequear los mensajes de voz que había recibido, para lo cual fue necesaria la contraseña, es decir una clave de seguridad.

Los mismas fuentes judiciales revelaron que el vehículo Volkswagen Vento con el que el empresario llegó el lunes por la mañana al garage situado en Lavalle y Florida, en pleno centro porteño, ayer fue requisado por efectivos de la Policía Federal, quienes levantaron rastros que están siendo analizados por los investigadores.

LA CUESTIÓN JUDICIAL

La Justicia porteña está definiendo quién se queda con la causa por la averiguación de paradero, ya que si bien todo arrancó con un habeas corpus presentado ante el juez de instrucción Manuel de Campos, éste desestimó el recurso al comprobar que Díaz no se encontraba detenido y envió el expediente a sorteo.

La causa recayó en el Juzgado de Instrucción 30 de Jorge Adolfo López, quien, al tratarse de un expediente NN, ya delegó la instrucción en la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción 1, subrogada por la fiscal Estela Andrades.

Las fuentes explicaron que hay otra causa “con secreto de sumario y de 2011” en el Juzgado de Instrucción 5 de De Campos en la que se nombra a Díaz, por lo que “por conexidad” ese expediente podría absorber la investigación por el paradero, por lo que todo podría volver al juzgado que intervino en el hábeas corpus.

Por el momento, en la causa hay sólo tres declaraciones: dos de la ex esposa del empresario, Natalia Puccar, quien fue la que hizo la denuncia por paradero y que pese a estar separada seguía conviviendo con Díaz en Lanús, en una vivienda que fue baleada a fines de febrero pasado, y la de un primo del empresario, apodado “El Pela”, con quien Díaz trabajaba.

LOS MOMENTOS PREVIOS A LA DESAPARICIÓN

Ese primo fue quien declaró que el empresario, el lunes por la mañana, pasó a buscar un cheque por su oficina del microcentro pero luego nunca llegó a su propia oficina en la calle San Martín y Lavalle.

Además, el primo fue el último en recibir un mensaje por parte de Díaz, el lunes a las 13.37, en el que se lo oía decir “me voy para casa”, aunque allí tampoco llegó.

AMENAZAS

Otro dato revelado hoy por fuentes policiales y judiciales bonaerenses es que cuando el 26 de febrero, desde una moto, balearon la puerta de la casa de Díaz, en la calle Diputado Pedrera 1819 de Lanús, el empresario declaró que no sabía de dónde podía venir la intimidación.

Según las fuentes, Díaz declaró en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 20 de Lomas de Zamora que cuatro días antes había echado de su empresa de ambulancias a cuatro empleados, pero que no creía que los balazos tuvieran nada que ver con eso y, además, le dijo a los investigadores del ataque que no tenía “deudas ni enemigos?.

Fuentes de la investigación revelaron que se están investigando sus relaciones y en ese contexto chequeando si mantuvo o mantenía una relación sentimental con una reconocida vedete, y además si el lunes por la mañana debía encontrarse con alguien en particular.

EL CASO

Díaz es dueño de una empresa de ambulancias llamada “May Day”, pero además tiene actividad como financista en el microcentro porteño.

El lunes, el empresario dejó su automóvil en un estacionamiento ubicado en Lavalle al 600, a dos cuadras de su oficina de San Martín y Lavalle, de esta capital, donde esa mañana no llegó.

La desaparición fue denunciada el lunes a la noche por la ex esposa del empresario, con quien mantenía negocios a pesar de la separación.