Mundo

Martes 29 de septiembre de 2015

La Justicia cita a declarar al presidente catalán como imputado por la consulta simbólica del 9N

El presidente catalán, Artur Mas, fue citado hoy a declarar como imputado por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, a raíz de una demanda por desobediencia y prevaricato en relación a la consulta sobre la independencia del 9 de noviembre de 2014.

Compartir en

La imputación llega apenas dos días después de las elecciones regionales que tuvieron lugar en Cataluña en las que vencieron los independentistas y que fueron convocadas por el presidente catalán para convertirlas en un plebiscito sobre secesión ante la imposibilidad de celebrar un referéndum legal y acordado con el Ejecutivo español.

Mas, quien actualmente lidera el proceso de secesión catalán, tendrá que comparecer ante la sala de lo civil y penal el próximo 15 de octubre a las 10 hora local, según la resolución publicada por el tribunal.

Dos días antes, han sido citadas la consejera de Educación del gobierno catalán, Irene Rigau, y a la ex vicepresidenta del gobierno catalán, Joana Ortega. Posteriormente, el día 19 de octubre lo harán varios testigos.

El alto tribunal catalán investiga las denuncias presentadas por la Fiscalía, el seudo sindicato derechista Manos Limpias y otras acusaciones contra Mas, Rigau y Ortega, por haber incumplido la resolución del Tribunal Constitucional del 4 de noviembre de 2014 que suspendió la consulta separatista celebrada el 9 de noviembre de ese mismo año.

El Ministerio Público considera que existen indicios de que los funcionarios catalanes, con el presidente Artur Mas a la cabeza, podrían haber cometido delitos de prevaricado, desobediencia, usurpación de funciones, obstrucción de la Justicia y malversación de caudales públicos.

Según los procuradores, la consulta del 9N, que fue denominada “proceso participativo” para evitar que se considerara un referéndum encubierto como decía una anterior resolución judicial, se llevó a cabo de forma “planificada, auspiciada y financiada” por el gobierno catalán.

El presidente catalán no sólo votó sino que se hizo responsable del proceso ante la prensa.

Por otra parte, la votación se puedo realizar utilizando colegios e institutos catalanes que dependen de la administración pública.
Los delitos de los que está acusado Artur Mas están penados con multas, penas de prisión de menos de un año e inhabilitación para ejercer cargo público, que en el caso de prevaricato puede llegar a diez años.

El presidente catalán acusa al Ejecutivo español de Mariano Rajoy de querer frenar el proceso soberanista catalán con medidas judiciales, pero advierte que no lo logrará.

Ayer, Mas dio por hecho que sería citado al afirmar que “ese escenario se va a producir. Este es un proceso judicial instado por la fiscalía del estado a instancia del gobierno español por un simple hecho como escuchar a la gente, poner unas urnas, en el marco de un proceso participativo”.

Lo hizo al valorar los resultados de los comicios, en los que la lista independentista Junts pel Sí (Juntos por el Sí) venció al conseguir 62 escaños, que sumados a los 10 de los soberanistas anticapitalistas de las CUP, darían una mayoría absoluta al bloque de partidarios de la secesión.

A pesar de no haber conseguido superar el umbral del 50% de los votos, que validarían el referéndum o plebiscito, Mas pretende avanzar en su plan de 18 meses para llevar a Cataluña a la secesión de España.

Sin embargo, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, garantizó que aplicará toda ley ante cualquier medida que Mas adopte en ese sentido, puesto que considera que el proceso soberanista es inconstitucional.