Mundo

Jueves 06 de agosto de 2015

La crisis política en Brasil acentúa la devaluación del real y presiona al peso

El dólar subió a 3,57 reales, su precio más alto en 12 años, ante un tenso clima político, con firme posibilidad de un juicio contra Dilma Rousseff. En Argentina el dólar libre sigue cerca de $15 antes de las PASO.

Compartir en

El dólar amplía su tendencia alcista en Brasil. Este jueves dio otro salto que lo coloca en su mayor valor con respecto al real desde 2003, marca que viene elevando desde hace seis jornadas de manera continua y que agrava el marco político ya convulsionado.

Una máxima de 3,571 reales (+2% con respecto al miércoles) se registró en el mediodía paulista, mientras que la Bolsa de Valores (Bovespa) acusó recibo de la inestabilidad política y cedió terreno tras un comienzo levemente positivo.

De todas maneras, se trata de una jornada volátil sin final claro. “Es preciso que haya una noticia de mercado fuerte para que deje de subir”, explicó el superintendente de cambio Tov, Reginaldo Siaca.

El real acumula varias semanas de desvalorización, reflejo de la caída de la actividad que afecta a Brasil, que ya cuenta con varios de sus indicadores en negativo, y en medio de un tenso ambiente político derivado de un escándalo de corrupción en la estatal Petrobras que salpica a la clase política y a las principales constructoras del país.

El real, que también fluctúa ante la expectativa de un alza en la tasa de interés de Estados Unidos, acumuló el miércoles una desvalorización de 23,7 por ciento. En 2014 cerró con una caída de 13% frente a la divisa estadounidense.

La encuesta de Datafolha que coloca a Dilma Rousseff como la presidente más impopular desde 1990 a la fecha no ayuda a estabilizar el clima. El 71% de la población desaprueba su gestión y apenas un 8% la considera buena o excelente.

Los números superan por lo malo a los de Fernando Collor de Mello, quien en 1992 debió renunciar en medio de amenazas de juicio político cuando medía 68% de desaprobación y apenas 9% de apoyo. Es decir que Dilma tiene el nuevo récord negativo desde que Datafolha toma estas mediciones.

Los rumores de juicio político para Dilma crecen debido a que perdió el apoyo del presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo da Cunha -procesado por corrupción-, quien ahora apoya un eventual juicio político a la mandataria.