Mundo

Miércoles 03 de junio de 2015

La coalición internacional mató a más de 10.000 milicianos de Estado Islámico, según EEUU

El "número dos" de John Kerry afirmó que el grupo jihadista sufrió "enormes" pérdidas, aunque admitió que los terroristas continúan "resistiendo y siendo capaz de tomar la iniciativa".

Compartir en

Más de 10.000 milicianos del grupo Estado Islámico (EI) murieron en los nueve meses de bombardeos de la coalición internacional contra los jihadistas en Irak y en Siria, afirmó hoy el subsecretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, en París, donde ayer participó de una reunión para definir los pasos a seguir en la lucha contra la organización terrorista.

Blinken, que representa a Estados Unidos ante la ausencia de su jefe, John Kerry, quien sufrió un accidente en bicicleta el pasado fin de semana, calificó de “enormes” las pérdidas del Estado Islámico, en una entrevista hoy con la emisora France Inter.

“Hemos visto enormes bajas en Daech [acrónimo árabe del EI], más de 10.000 desde el comienzo de esta campaña, y esto acabará surtiendo efecto”, dijo el número dos de la diplomacia norteamericana

Blinken admitió, sin embargo, que la organización terrorista continúa “resistiendo y siendo capaz de tomar la iniciativa” como demuestran la toma de las ciudades de Palmira y Ramadi en las últimas semanas.

Blinken defendió el plan de acción llevado a cabo por la coalición internacional, que ha realizado 4000 ataques aéreos durante los últimos nueve meses y descarta por ahora el apoyo con hombres en el terreno.

En la entrevista, el diplomático norteamericano se mostró confiado en el resultado de la campaña y subrayó que los ataques “acabarán por hacer efecto, aunque tomará tiempo” y recordó que se trata de una operación de tres años de la que solo han pasado nueve meses.

Blinken viajó a París para participar ayer en la reunión de la coalición internacional contra el EI, donde una veintena de países y organizaciones internacionales dieron su apoyo al plan militar del primer ministro iraquí, Haider al Abadi, para reconquistar la provincia occidental de Al-Anbar, en manos de los jihadistas.

Los asistentes instaron, además, al mandatario iraquí a llevar a cabo reformas políticas para integrar mejor a la minoría sunita marginada.

Los jihadistas controlan un 25% menos de Irak que hace nueve meses, y la coalición ha destruido mucho material del EI y matado a numerosos integrantes del grupo, explicó el subsecretario de Estado.