Mundo

Miércoles 09 de septiembre de 2015

La CE pide que no se distinga a los refugiados por religiones: “Europa ya ha cometido ese error antes”

Jean-Claude Juncker instó a los países europeos a acoger a 160.000 refugiados y argumentó que "es momento de actuar con decisión y valentía" ante la crisis migratoria.

Compartir en

En un enérgico discurso, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pidió hoy a los países miembro de la Unión Europea (UE) que la semana próxima accedan a acoger a 160.000 refugiados, y exigió a los países que no distingan a los migrantes por religión.

“¿Establecemos distinciones entre judíos y musulmanes? Este continente ya ha cometido este error antes”, lanzó el presidente de la Comisión Europea, en referencia a casos como el de Polonia, que analiza dar prioridad a los refugiados cristianos.

En su primer discurso sobre el “estado de la Unión” en el pleno del Parlamento Europeo (PE) en Estrasburgo, Francia, Juncker presentó una serie de nuevas propuestas para enfrentar la mayor crisis de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial.

“La crisis de refugiados no va a desaparecer”, dijo Juncker a los legisladores comunitarios, destacando que más de 500.000 migrantes han entrado en Europa en lo que va de año, muchos de ellos huyendo de los conflictos que arrasan Siria y Libia. “No es momento de asustarse. Es momento de actuar con decisión y valentía”, reclamó.

“Estamos luchando contra Estado Islámico, ¿por qué no estamos listos para aceptar a aquellos que huyen de Estado Islámico?”, preguntó.

Juncker presentó un nuevo plan para que 120.000 refugiados procedentes de Grecia, Italia y Hungría se repartan entre los 22 países miembro, que se sumarían a la reubicación de los 40.000 que llegaron a Grecia e Italia en el primer semestre.

El primer plan comunitario para los refugiados nunca obtuvo todos los apoyos necesarios y solo 32.000 personas fueron acogidas. Hungría está entre los países que rechazaron esa iniciativa, junto a República Checa, Eslovaquia y Polonia. Gran Bretaña, Irlanda y Dinamarca están legalmente exentos, pero eligieron colaborar con sus socios.

Juncker quiere que ambos planes sean aprobados el lunes próximo en una reunión de ministros de Interior del bloque en Bruselas.

Además, ante las disputas entre los miembros de la UE en esta cuestión, Juncker alertó: “Falta Europa en esta Unión Europea y falta Unión en esta Unión Europea”.

El político luxemburgués se dirigió también a los Estados miembros y pidió que todos los refugiados puedan tener derecho al trabajo y al estudio desde el momento en que llegan a Europa, incluido el tiempo en el que aún se estudia su solicitud.

El jefe del Ejecutivo comunitario propuso además la creación de un fondo fiduciario de emergencia de 1800 millones de euros para ayudar a África y atajar la inestabilidad de la región y las causas de la inmigración ilegal, así como una lista de países de origen seguros para agilizar el proceso de gestión de demandas de asilo.

Sobre la lista de países seguros, a los que en principio no les corresponde la concesión de asilo porque sus ciudadanos no corren peligro, Juncker explicó que solo se trata de una simplificación procedimental que en ningún caso priva del acceso a la protección internacional de estos estados, que incluyen a Albania, Macedonia, Montenegro, Serbia, Turquía, Bosnia-Herzegovina y Kosovo.