Sociedad

Martes 04 de agosto de 2015

La ballena que apareció en Puerto Madero salió del dique y ahora buscan guiarla al mar

Estuvo atrapada un día. Intentan llevarla hacia el Atlántico para que se reencuentre con su manada.

Compartir en

La ballena que apareció ayer en Puerto Madero está siendo guiada con éxito hacia aguas abiertas. Esta mañana, embarcaciones con personal de Prefectura y de la Secretaría de Medio Ambiente le cercaron el espacio y consiguieron que el animal saliera del dique 4 donde permanecía acorralada. Ahora, se encuentra en la zona de muelles, un paso más cerca de su regreso al mar.

Hace al menos 22 horas que especialistas trabajan en el lugar para que este “juvenil de ballena jorobada” –de unos 36 mil kilos y “en estado primario”-, vuelva al océano y se reencuentre cuanto antes con su manada. El animal está desorientado y “estresado”, por lo que expertos aconsejan intensificar la ayuda con más embarcaciones que la fuercen a moverse hacia mar abierto.

Miguel Iñiguez, de la Fundación Cethus, explicó que el animal “está completamente abandonado” y que seguramente no esté comiendo en el río porque es una especie que se alimenta por momentos en el mar. “Se están haciendo todos los esfuerzos posibles para que el animal vuelva a aguas abiertas. Durante el verano se encuentran en zonas antárticas. En esta época, deberían encontrarse en el noroeste de Brasil. El animal está completamente abandonado. Creemos que su estado de salud lo ha llevado a desviarse”, aseveró.

Ante la pregunta de si no es necesario reforzar el operativo de rescate, Iñiguez descartó que haya otra posibilidad de salvarla. “No hay otro operativo más intenso que pueda hacerse más que guiarla con las embarcaciones y esperar que cambien las mareas. Estamos aplicando los protocolos. Lo más intenso que podemos hacer es trabajar con muchas embarcaciones. No es fácil, ya que son animales muy grandes que pesan hasta 40 toneladas. No existe otro sistema”, argumentó.

No obstante, Gabriela Bellazzi, de la red de Varamiento de Ballenas de Puerto Madryn, mostró su preocupación por el estado de salud del animal y defendió la posibilidad de arrearla: “Es un animal que nació el año pasado porque fue recientemente destetado. Es una ballena jorobada que tiene dos migraciones anuales. Se desorientó y se metió en el río. Está muy flaco este animal. Cuanto más tiempo pase en el río, peor será su pronóstico porque necesita comer y eso solo puede hacerlo en el océano. Es preferible arrearlo a que se siga estresando y deshidratando en el río por falta de alimento. Es mejor estresarlo de una vez. Ojalá esto tenga un buen desenlace”, advirtió.

El cetáceo apareció ayer a la mañana en Puerto Madero y desde entonces lucha por volver a su hábitat. Veintidós horas después, la ballena continúa extraviada adentro del puerto con dos embarcaciones que intentan orientarla hacia el Atlántico. En tanto, vecinos y turistas se sorprendieron al ver al animal de unos 6 metros nadando en los diques del puerto y aprovecharon para fotografiarla.

Especialistas informaron que la ballena jorobada mide 4.5 metros y pesa una tonelada al momento de su nacimiento, en tanto que los machos adultos llegan a medir 14 metros y pesar hasta 40 toneladas. Desde la ONG Vida Silvestre explicaron que “más allá de que puede aguantar la poca salinidad del agua, tiene que buscar de nuevo el mar”, por lo que de inmediato se dispuso un operativo por parte de Prefectura Naval.

“En realidad lo mejor es esperar a ver si puede encontrar su camino hacia el mar”, expresaron desde esa organización, aunque indicaron que en caso de que no pudiera salir se debe arrearla. Pasadas las 17, un gomón de Prefectura Naval intentaba acompañar su recorrido.

La ballena “se desorientó y estamos haciendo circular un gomón a su alrededor con especialistas y personal de la fuerza para guiarla otra vez hacia aguas abiertas que es su hábitat natural y evitar que se lastime”, dijo ayer a la agencia Télam un vocero de Prefectura.

Mariano Sironi, director del Instituto de Conservación de Ballenas, aclaró que esa especie puede aguantar poca salinidad aunque “en caso de tener pequeñas heridas, el agua dulce no ayuda a la cicatrización”. Respecto a las tareas de rescate, aclaró que no es algo fácil y que “con más de un bote se facilitarían las cosas porque se cierra el paso y sólo se le deja el de la salida al mar”.

Por su parte, el especialista en avistamiento de ballenas Pablo Fiaramonti confirmó que el animal está ahora en la salida del Puerto de Buenos Aires, enfilada hacia el canal de acceso al río. Y precisó que desconocen el estado de salud, aunque “se la ve muy flaca y con algunas lesiones en su piel”. A su vez, insistió con que “se está haciendo todo lo posible para ayudar a que salga del Puerto”.

Respecto a las posibilidades de supervivencia del animal, sostuvo que hasta el momento no cree que la falta de alimento sea una causante de muerte del animal. “El animal está estresado y nervioso. Posiblemente ni siquiera necesite comer en este estado”, profundizó. Sobre la alimentación, detalló que comen krill, unos crustáceos minúsculos que se encuentran en las profundidades del océano, bastante lejos de las placas continentales, por lo que “no hay con qué alimentarlo”.