Pais

Lunes 05 de octubre de 2015

Kicillof ratificó que hoy se pagará el capital y los intereses del Boden 2015

El ministro de Economía y Finanzas Públicas aseguró que se trata de un vencimiento “de una magnitud especialmente abultada, 5.900 millones de dólares”.

Compartir en

“Hubo pocos vencimientos de esta naturaleza, los últimos bonos de este tamaño fueron en los años 90 y cayeron en default en 2001”, recordó Kicillof

En cuanto a la expectativa sobre la licitación prevista para este martes del nuevo bono Boden 2020, el ministro admitió que “dependemos bastante de las condiciones internacionales, si no hay una cosa extraordinaria los inversores van a querer comprar bonos argentinos”.

Kicillof explicó que no se optó por un canje debido a “la enorme volatilidad de los mercados internacionales”, donde la incertidumbre provocó que los bonos de todos los países hayan perdido precio, incluso los de la Argentina, aunque en menor medida.

“Para que haya un canje por un bono existente tiene que haber igualdad de precios o equivalencia entre el que vence y el futuro, y estos últimos están rindiendo mal, ya que están sometidos a turbulencias y hubo fuga de capitales de todos los países emergentes”, agregó.

Kicillof dijo que “los inversionistas extranjeros ven lo que pasa en el mundo, tienen una enorme incertidumbre y se mueven en manada”, con lo cual, “si hay un mal día, los capitales se van a plazas tradicionales, como Londres o Nueva York”.

Según el titular del Palacio de Hacienda, el pago del Boden 2015 se hará “con completa regularidad, como se viene haciendo desde 2005, cuando se hizo la primera entrada los bonistas que habían quedado del default; se han pagado absolutamente a tiempo en la moneda que corresponde todos los vencimientos”.

Kicillof rechazó las “campañas mediáticas, de la oposición y de falsos expertos, que quieren sembrar miedo y desánimo y dicen que no van a alcanzar los recursos”.

Sobre el impacto del pago en las reservas monetarias, el ministro recordó que el año pasado se había llegado a 25 mil millones de dólares y esa cifra se elevó hasta 33 mil millones.

Esto es “mucho más de lo que decían los pronósticos de los especialistas que están en el PRO y que hablaban de 15 o 20 mil millones a fin de año”, en el marco de “campañas que buscan no reconocer que la economía da señales de una reactivación importante”, concluyó el ministro.