Pais

Viernes 14 de agosto de 2015

Inundaciones en la provincia: baja el agua, pero crece el temor a una crisis sanitaria

Los vecinos denunciaron mordeduras de víboras y ratas. Las autoridades dicen que el número de patologías no es muy alto, pero extreman controles. Todavía quedan cerca de 2000 evacuados.

Compartir en

La odisea de volver a casa. La directora de Emergencias Sanitarias de la provincia de Buenos Aires, Patricia Spinelli, confirmó este viernes que el agua está bajando y aseguró que “ya se puede trabajar en algunos lugares” para que los evacuados retornen a sus hogares.

La funcionaria dijo que ahora los esfuerzos se centrarán en la asistencia sanitaria ante la denuncia de los vecinos por la aparición de reptiles y roedores. “Hay que cuidar con mayor esfuerzo todo lo que tiene que ver con las serpientes y las ratas”, señaló pero resaltó que la situación estaba controlada ya que “el número de patologías no es muy alto, más que nada para control”.

Los partidos en los que se estaba “trabajando con más intensidad” eran Mercedes, Pilar, Luján y Chacabuco, detalló. “La verdad que mejora muchísimo la situación ya saber que el agua está bajando y que se suspende todo lo que es el alerta con respecto a la sudestada, es un alivio”, destacó Spinelli.

La funcionaria recordó que “la emergencia sanitaria tiene varias etapas durante todo este tema de las inundaciones. Está todo lo que es la parte aguda, en la cual uno tiene que manejar las enfermedades respiratorios y todo lo que tiene que ver con lesiones en la piel por el agua”.

“Después, lo que viene son todos los problemas que tienen que ver con los gases intestinales, por eso es lo del agua potable, lo de las pastillas potabilizadoras”, rememoró. Y puntualizó que, ahora, “viene toda la segunda etapa con esto de la vuelta a casa y que hay que cuidar todo lo que tiene que ver, cuando ya bajó el agua, con lo que son las serpientes y las ratas”.

“Hay que trabajar en la desratización, en el agua segura, en la buena limpieza de los rincones de la casa con agua y lavandina. No es solamente en el momento del agua alta, sino es todo un trabajo continuado”, concluyó.

Según fuentes oficiales, aún quedan cerca de 2000 evacuados y otros 4000 autoevacuados en las zonas más castigadas por la inundación.