Sociedad

Miércoles 02 de septiembre de 2015

Inundaciones en Buenos Aires: advierten que el río Salado demoraría en bajar hasta dos meses

Pese a que llovió hace más de dos semanas, el agua recién está disminuyendo, aunque de forma muy lenta; ya se habilitó la ruta 57 para tránsito liviano.

Compartir en

Las inundaciones aún no dan tregua en parte de la provincia de Buenos Aires. Pese a que ya no llueve y el agua del río Salado está disminuyendo, autoridades oficiales aseguraron que la situación podría volver a la normalidad dentro de dos meses.

“Somos optimistas y estimamos que, si no llueve, el agua bajará en el transcurso de uno a dos meses”, señaló el director de Servicios Públicos del partido bonaerense de Lezama, Daniel Bonifacin.

Lezama es una de las localidades más afectadas por la crecida del río Salado ante las lluvias de hace más de dos semanas. Una de las escenas más desoladoras es la del paraje rural El Destino, donde un conjunto de no más de una veintena de viviendas continuaba ayer prácticamente bajo el agua.

En esa zona de la provincia bonaerense llovieron hasta 500 milímetros en menos de una semana a mediados de agosto pasado. El jueves pasado, el caudal del río Salado alcanzó su pico máximo en la ciudad de Lezama.

“La cantidad de agua en la zona es importante”, señaló Bonifacin en declaraciones a la agencia Télam. Indicó que el agua “está comenzando a bajar lentamente” y que ya se habilitó la ruta 57 para el tránsito liviano.