Mundo

Jueves 03 de septiembre de 2015

Hungría cancela los trenes internacionales y detiene uno con refugiados en la frontera austríaca

La compañía estatal ferroviaria de Hungría (MÁV) informó que "hasta una nueva decisión" desde Budapest no parten trenes con destino al oeste de Europa después de que una formación, que había salido con cientos de refugiados, fuera detenida al oeste de la capital. El primer ministro aseguró que los refugiados son "un problema alemán".

Compartir en

Los trenes que salen desde Budapest llegarán solo hasta las fronteras del país, precisa la MÁV en un comunicado, sin explicar las causas de la medida.

Miles de refugiados esperan desde hace días ante la estación de ferrocarriles Keleti de Budapest poder subir a trenes hacia Austria y Alemania.

El lunes, las autoridades permitieron a los refugiados subirse a los trenes y unos 3.600 de ellos lograron llegar a Alemania pasando por Austria.

Sin embargo, al día siguiente evacuaron la estación, la cerraron durante una hora y la volvieron a abrir luego, pero sin permitir el acceso de los refugiados.

Esta mañana los policías se retiraron de la estación y muchos de los refugiados se apresuraron a subirse a los trenes, incluso sin saber hacia donde irían.

Finalmente, un tren partió hoy, a las 11.18 hora local (06.18 hora argentina), de Budapest hacia la ciudad de Sopron, en el noreste de Hungría, junto a la frontera con Austria, pero fue detenido antes de llegar a su destino final.

Muchos de los refugiados esperaban que, una vez en Sopron, pudieran cruzar la frontera austríaca y desde allí continuar viaje a Alemania.

No obstante, de momento de Budapest no llegan ni parten trenes internacionales. Aparentemente, se están organizando otros trenes regionales hacia diversos puntos del país.

En medio de una gran incertidumbre muchos refugiados temen que si se suben a los trenes les tomen las huellas dactilares y los internen en centros de acogida situados lejos de la capital, con lo que luego se les haría más difícil volver a Budapest para partir hacia occidente

La policía húngara se había retirado esta mañana de la estación Keleti y decenas de refugiados que habían pasado la noche en los alrededores de la estación y aguardaban a las puertas entraron a la carrera en la terminal, donde abarrotaron a trompadas y codazos los vagones de un tren con destino a la ciudad de Sopron, cerca de Austria.

Todos los refugiados parecen tener sólo un destino: Alemania, y entre las preferencias las ciudades más citadas son Hamburgo, Munich, Colonia o Frankfurt.

Después del incidente, los parlantes de la terminal anunciaron la cancelación de todos los trenes internacionales por “razones de seguridad”, los agentes del orden volvieron al lugar, cerraron las puertas del tren a Sopron y vigilaron que no entrara nadie más para permitir la salida del convoy.

Al llegar a Bicske, al oeste de la capital, donde los inmigrantes iban a ser trasladados a un cercano centro de acogida no identificado, el tren fue detenido, informó la agencia de noticias MTI.

La policía intentó bajar a los estimados 300 refugiados para después trasladarlos en autobuses al centro de acogida, aunque algunos de los inmigrantes comenzaron a protestar, por no querer ir a un campamento, informó la agencia de noticias EFE.

Después de varios intentos fallidos, la policía desistió y los refugiados se subieron de nuevo al tren, que sigue parado en la estación de Bicske.

La policía húngara acudió al lugar con decenas agentes y con una veintena de vehículos, entre ellos autobuses.

Muchos de los 300 refugiados protestaron contra la medida, gritando “No camp! No camp!” (No al campamento).

La información de la retención del tren parece haber llegado con rapidez a los refugiados en Budapest y en el siguiente tren que partió a Sopron ya no había inmigrantes.

La ciudad de Bicske se encuentra a menos de 10 kilómetros al norte de Felcsut, el poblado natal del primer ministro húngaro, el conservador nacionalista Viktor Orbán, artífice de la política de mano dura frente a los refugiados en Hungría.