Pais

Miércoles 10 de junio de 2015

“Francisco no es un líder político, pero está generando cambios que van más allá”

La presidente Cristina Kirchner concedió un reportaje al periódico L'Osservatore Romano tras haberse reunido con el Papa. Elogió el movimiento #NiUnaMenos y pidió por la desigualdad entre hombres y mujeres.

Compartir en

“Vi al Papa sereno, seguro y consciente de la inmensa tarea de la Iglesia en el mundo. Está impresionado tras el viaje a Sarajevo y contento de haber visitado una ciudad que, tras haber sufrido, se ha convertido en un lugar de diálogo y convivencia pacífica”, contó Cristina Kirchner tras haberse reunido con Francisco el domingo.

La Presidente concedió un reportaje al periódico especializado en temas vaticanos L’Osservatore Romano luego de ese encuentro y destacó la gestión de Jorge Bergoglio al frente de la Iglesia Católica: “El mundo de hoy necesita personas especiales. Bergoglio no es un líder político, pero está generando cambios que van más allá, transformaciones mentales. El viento fresco del papa Francisco llegó a católicos y no católicos y sus palabras a favor de la justicia social, así como su estilo, llevarán un nuevo impulso en esta fase de cambios a nivel global”.

En la breve nota publicada por el periódico este martes, Cristina Kirchner destaca el aporte de las mujeres en el poder: “La ternura es una cualidad típicamente femenina y cuando las mujeres se meten en política, cambian la perspectiva de las cosas. Hay una mirada del mundo, de la vida, de la experiencia, que es propia de las mujeres”.

“De México a la Patagonia, son tantas las que ocupan cargos de prestigio. El vértice del poder en la región ya no es monopolio masculino: Chile, Brasil, la Argentina y Costa Rica tienen presidentas mujeres, y la lista podría extenderse a todo el continente”, destacó.

Cristina Kirchner celebró que “hay un lindo récord de presidentas” en la región, pero aclaró que “no hay que pensar que es así en toda la sociedad. Creo que todavía falta mucho, el poder es principalmente patrimonio masculino. En los medios masivos, en las cúpulas de las grandes empresas, en las instituciones internacionales, no hay paridad en el comando”.

La mandataria argentina tomó unas palabras del propio Francisco para ejemplificarlo: “Unos meses atrás, el Papa definió como ‘un escándalo’ la disparidad salarial entre hombres y mujeres: Bergoglio tiene razón, las mujeres trabajan en promedio más que los hombres porque al rol en la familia se suma el rol profesional. Francisco tiene una visión concreta y profunda del problema de las mujeres; concreta porque entiende, y lo ha dicho varias veces en su lenguaje claro, que el papel de las mujeres es fundamental en países en vías de desarrollo porque marca el futuro de la familia. En este sentido, estamos todavía lejos de la igualdad entre sexos, y esto se da incluso en países desarrollados e industrializados”.

Recordó además que en toda América Latina hay “millones de mujeres continúan siendo víctimas de discriminación y violencia” y celebró la multitudinaria marcha que generó el movimiento #NiUnaMenos hace apenas unos días. “Centenares de miles de personas se reunieron en Buenos Aires y en otras ciudades contra la violencia contra las mujeres, una movilización histórica tras una serie de femicidios que sacudió al país”, indicó.