Mundo

Miércoles 24 de junio de 2015

Francia descree de Estados Unidos, que niega haber espiado a sus presidentes

La diplomacia mundial está en vilo ante el informe que asegura que la NSA intervino durante los últimos años las comunicaciones de los mandatarios galos.

Compartir en

Estados Unidos rechazó estar interviniendo las comunicaciones del presidente de Francia, François Hollande, y negó también que lo vaya a hacer en el futuro tras las últimas revelaciones sobre el posible espionaje estadounidense a los últimos tres mandatarios del país galo.

“No estamos interviniendo ni vamos a intervenir las comunicaciones del presidente Hollande”, aseguró Edward Price, vocero del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

“De hecho, como hemos dicho anteriormente, no llevamos a cabo ninguna actividad de vigilancia en el extranjero salvo que haya una razón específica y comprobada de seguridad nacional”, agregó, aunque no aludió a las acusaciones específicas de espionaje en el pasado durante los años 2006 y 2012.

La polémica se ha vuelto a desatar después de que los medios Libération y Médiapart publicaran filtraciones de WikiLeaks que reflejan que los servicios secretos estadounidenses presuntamente espiaron entre 2006 y 2012 a los tres últimos presidentes franceses: Jacques Chirac, Nicolás Sarkozy y Hollande.

“Estamos trabajando estrechamente con Francia sobre todos los asuntos de preocupación internacional, y los franceses son socios indispensables”, concluyó.

Mientras tanto, el primer ministro de Francia, Manuel Valls, subrayó hoy que EE.UU. ha violado la confianza de su país y pidió que repare “el daño causado” por esa práctica “inaceptable”.

En la sesión de control al Gobierno en la Asamblea Nacional, el primer ministro tachó ese espionaje de “muy grave y anormal entre Estados democráticos aliados”, y consideró que “no es legítimo” proceder a ese tipo de vigilancia “en nombre de los intereses nacionales”.

Valls estimó que Washington debe “ir más lejos” que con los compromisos adoptados en 2013, cuando aseguró haber puesto fin a esas prácticas, y abogó por el establecimiento de “un código de buena conducta” en materia de información y de respeto de la soberanía política entre aliados.