Pais

Miércoles 02 de septiembre de 2015

Escrutinio definitivo: María Eugenia Vidal amplió su ventaja y Felipe Solá recuperó 88.000 votos

El recuento final de las primarias otorgó 170.000 sufragios más para la candidata a gobernadora bonaerense de Cambiemos. El postulante massista quedó lejos de los 193.000 que había denunciado.

Compartir en

Casi un mes después de las elecciones primarias, la Justicia terminó con el recuento definitivo en la provincia de Buenos Aires. Como suele suceder, todos los candidatos a gobernador terminaron con más votos como productos de la apertura de urnas no contabilizadas y la suma de votos observados. Pero algunos tienen más motivos para festejar que otros.

La más feliz puede ser María Eugenia Vidal. El escrutinio que terminó este martes en el Teatro Argentino le permitió ampliar la ventaja que obtuvo como la candidata más votada en su categoría y romper la barrera de los 30 puntos. Gracias a los 170.647 votos más que le sumaron, terminó con 30,07% en lugar del 29,43 por ciento computado el 9 de agosto a la noche.

Unas semanas después de la elección, el massista Felipe Solá denunció haber detectado una serie de maniobras que le habían restado 192.446 votos. El recuento final le permitió recuperar casi la mitad, ya que logró 84.794 sufragios más que los que le habían contabilizado y pasó de 19,55% a 19,67 por ciento.

El Frente para la Victoria fue el partido más votado, con el 40,21%

Esa cifra no le alcanzó para superar a Aníbal Fernández en el segundo puesto. Aunque el jefe de Gabinete también cosechó 84.794 papeletas más, no le alcanzó para crecer en los porcentajes finales, sino que cayó una centésima y terminó en 21,16 por ciento.

Julián Domínguez, su rival en la interna del Frente para la Victoria, corrió la misma suerte y cayó de 19,17 a 19,05 por ciento. Si bien le contabilizaron 67.615 votos más, ese número no le alcanzó para evitar la variación negativa de 0,12 puntos porcentuales.

Juntos, Fernández y Domínguez acumularon 152.409 sufragios más para el kirchnerismo en la categoría gobernador. Visto por partidos, el oficialismo alcanzó el 40,21 por ciento. El jefe de Gabinete tendrá ahora el desafío de mantener ese porcentaje.

En el apartado de voto en blanco también hubo un importante incremento, que llevó los sufragios de 925.803 a 977.921, redondeando el 10,7% del total. Las papeletas anuladas, en cambio, tuvieron un ligero descenso y pasaron de 61.723 a 61.574.