Mundo

Viernes 26 de junio de 2015

En un viernes de furia los yihadistas atacaron distintos países y dejaron más de 50 muertos en Francia, Túnez y Kuwait

Un terrorista disparó contra turistas en una playa tunecina, ISIS se atribuyó la explosión de un templo chiíta en la capital kuwaití y dos extremistas islámicos decapitaron a un hombre en una fábrica de gas cerca de Lyon.

Compartir en

El viernes 26 de junio de 2015 va a ser recordado como el día en que los islamistas golpearon casi simultáneamente en tres lugares del mundo: Túnez, Kuwait y Francia fueron los países elegidos por los terroristas.

En Túnez, un yihadista atacó a tiros a los turistas que estaban vacacionando en Kantaoui y dejó al menos 27 muertos. “Disparos en una playa frente a un hotel de Kantaoui, varias víctimas”, indicó un canal de TV local. Los hoteles Riu Imperial Marhaba y el Muradi Palm Marinay fueron los blancos elegidos, según informaron fuentes a la agencia española EFE.

El Ministerio del Interior de Túnez dijo que el ataque fue perpetrado por dos personas armadas en estos hoteles de lujo, ubicados a unos 150 kilómetros al este de la capital del país. No se ha confirmado la nacionalidad de los turistas asesinados, aunque una radio local citada por la agencia AP indicó que “la mayoría eran alemanes y británicos”.

Kuwait también fue escenario de un ataque perpetrado en la mañana del viernes. El atentado que dejó al menos 25 muertos se produjo en un área muy concurrida de la capital del estado petrolero, el distrito Al-Sawabir.

El artefacto estalló en el jardín de una mezquita justo después de las plegarias de los viernes. Un testigo citado por Al Arabiya, Abdullah al-Saffar, estaba en el lugar del hecho y dijo que hay “numerosas víctimas”, sin precisar cantidad ni el estado de las mismas.

La cadena Al Jazeera cita fuentes locales que aseguran que hay ocho heridos en condición crítica que han sido ingresados a hospitales cercanos al templo, pero además hay cuerpos diseminados por entre los restos de mampostería que dejó el estallido.

En tanto, en Francia, los yihadistas hicieron recordar lo sucedido hace casi seis meses en la redacción de Charlie Hebdo. Dos atacantes que llevaban una bandera islamista decapitaron a una persona e hirieron a varios más en una fábrica de gas ubicada en Saint Quentin Fallavier, 30 kilómetros el este de la ciudad de Lyon, centro-sur de Francia.

Los terroristas entraron en el edificio con su auto y detonaron varias bombonas de gas almacenadas en el patio. “Según los primeros elementos de la investigación, uno o varios individuos a bordo de un vehículo entraron en la fábrica. Entonces se produjo una explosión”, informó una fuente cercana al caso a la agencia AFP.

La cabeza de un hombre con inscripciones en árabe fue encontrada colgada de una reja del perímetro de la planta de Air Products, donde se produjo el ataque, según el diario regional Le Dauphine. “No se sabe aún si el cuerpo fue transportado allí o no”, indicó una fuente de la investigación.

Las autoridades francesas arrestaron a un hombre, ya conocido por los servicios de inteligencia. La prensa gala informa que está siendo interrogado. El ministro Bernard Cazeneuve dijo que el detenido llevaba una bandera con inscripciones en árabe, pero que aún no ha sido traducida.