Mundo

Martes 19 de mayo de 2015

En Turquía una bella joven de 19 años cantó, triunfó y su familia le disparó en la cabeza

Mitlu Kaya, fue la sensación de la versión turca de Britain's Got Talent. El rechazo de su padre terminó en un crimen de honor, hostigado por el clan tribal al que pertenence.

Compartir en

Un inocultable don para el canto y las ganas de triunfar casi le cuestan la vida a Mutlu Kaya. Un hombre, detenido ya, le disparó en la cabeza luego de que el clan familiar repudiara la exitosa participación en un talent show de la cadena Fox en Turquìa.

Según informó el diario Hürriyet, Kaya, de sólo 19 años, está en grave estado en un hospital de Diyarbakir, la mayor ciudad kurda de Turquía. A pesar de su situación, los médicos aseguran que sobrevivirá, aunque no está claro si podrá volver a cantar.

La historia de Mutlu Kaya comenzó en abril, cuando se presentó en la preselección del progama de talentos Sesin çok güzel [Suena muy bien]. La joven cantó una canción de cuna llamada “Heveslik Eyledim” del folklorista local Musa Eroglu. Su interpretación hizo llorar al jurado y al público.

La madre y su hermano se encontraban en la tribuna y escucharon toda la presentación de Kaya abrazados. Soprendió la ausencia del padre.

Días después de participar de la audición, la prensa kurda informó que la joven había recibido amenazas de muerte lanzadas por el clan tribal de su padre. Poco después de aquella primera cita con el estrellato, el 17 de abril pasado, el periódico local Posta informó que la joven había empezado a recibir amenazas de muerte del clan de su padre.

“Cuando oyeron que iba a unirme al concurso, me dijeron que iban a matarme. Tengo miedo”, dijo Mutlu Kaya, de acuerdo con el diario Posta, que citó a una fuente del programa.

La carrera de Kaya pareció encaminada antes de empezar. Entre el jurado se encontraba Sibel Can, una célebre cantante que viajó expresamente a Diyarbakir, el pueblo de la joven, para convencerla de que se pusiese bajo su tutela musical.

“Su hija ahora está conmigo. Tiene un gran talento artístico. La primera vez que la oí cantar dije ‘¡es ella!'”, le dijo la diva a la madre de Kaya, luego de prometerles un futuro lleno de éxitos.

El sureste turco alberga una comunidad kurda conocida por su secularidad. Sin embargo, los crímenes de honor siguen vigentes.

La Plataforma Stop Feminicidios estima que sólo en 2014 294 mujeres fueron asesinadas. El 47% de ellas murieron por tomar decisiones de forma independiente.