Mundo

Martes 05 de mayo de 2015

En Italia, expertos develan cómo era el rostro de Jesús cuando tenía 12 años

Un grupo de expertos ha logrado develar, mediante un novedoso software, cómo era la cara de Jesucristo cuando éste no superaba los 12 años.

Compartir en

Para ello, y tal y como afirma en su versión digital el diario The Independent, los investigadores se basaron en los rasgos faciales que tendría el hijo de María y José según las imágenes obtenidas de la Sábana Santa.

Concretamente, las autoridades locales han elaborado la imagen de Jesucristo mediante un programa informático que genera retratos actualizados de delincuentes. El software, por ejemplo, fue utilizado hace una década para averiguar cómo habría cambiado la cara del jefe de la mafia Bernardo Provenzano (de quién sólo se conservaba una imagen de 1959). El sistema fue efectivo, pues este criminal fue capturado en el año 2006.

En este caso, sin embargo, el proceso se ha realizado a la inversa. Así pues, en base a la imagen que tendría Jesucristo tras morir (la cual quedó impregnada, según varios expertos, en el Sudario de Turín o Sábana Santa) los expertos han suavizado sus facciones para averiguar la forma exacta de su tez a los 12 años. Para ello, entre otras cosas, han reducido su mandíbula, han levantado su barbilla y han enderezado su tabique nasal. El resultado, como puede apreciarse en las imágenes, es el de un niño de pelo y ojos claros.

Con todo, el proceso ya ha sido criticado por varios miembros de la comunidad científica. Y es que, según afirman, no es válido debido a que todo el estudio se basa en la creencia de que en la Sábana Santa (un sudario que muestra la silueta de un hombre crucificado y con una herida en el costado) habría sido envuelto Jesucristo y no otro prisionero de la época.

Fuera como fuese, lo cierto es que esta imagen elaborada por las autoridades italianas será la protagonista de un reportaje en la televisión local que se emitirá en los próximos meses. El curioso experimento ha sido realizado para conmemorar la última exposición pública de la Sábana Santa en Turín (la cual durará unos dos meses y se espera que cuente con millones de visitantes).