Deportes

Lunes 01 de junio de 2015

En el Monumental, River le ganó a Rosario Central y se acercó a la cima del torneo

Con goles de "Teo" Gutiérrez y Mayada venció al "Canalla" y con un partido menos, quedó a tres de San Lorenzo.

Compartir en

El cambio de ánimo tras eliminar a Boca en la Libertadores despertó lo mejor del conjunto de Marcelo Gallardo, que llegó a las semifinales de la Copa, sigue prendido en la lucha del torneo y disfrutó del regreso de su hijo pródigo, Pablo Aimar.

En el Monumental, River superó por 2 a 0 a Rosario Central con goles de “Teo” Gutiérrez y Camilo Mayada y con un partido menos quedó a tres unidades del líder del torneo, San Lorenzo (31). El “Canalla” perdió un invicto de 14 fechas con Coudet como DT.

Desde el comienzo fue el visitante quien tomó la iniciativa, con pases cortos, velocidad y atacando principalmente por la izquierda con Aguirre y Delgado generó espacios, pero además ganaba en las divididas y salía rápido.

A los 10′, tras una buena combinación por ese sector, Funes Mori salvó cuando Marco Ruben entraba solo por el centro del área. Era más Central pero River aprovechó mejor sus oportunidades y golpeó primero.

En el primer avance, a los 13′, el “Millonario” se puso en ventaja luego de que Pisculichi clarificara una pelota que venía sucia y que “Teo” definió con calidad ante la salida de Caranta. Pudo ampliar con Rojas, cuando el volante quedó mano a mano con el arquero tras una pifia en defensa pero el “1” tapó el remate. El Monumental festejaba el gol y esperaba por Aimar.

A pesar de la desventaja, Central siguió buscando, lo tuvo Ruben con un cabezazo que se fue apenas desviado. Minutos después, Delgado contó con dos chances: una definición imperfecta y luego Barovero detuvo un remate a quemarropas, para empezar a hacerse figura y sostén del resultado. Por último en la primera etapa, Cervi no pudo luego de quedar mano a mano con el arquero.

En ese acto inicial, el árbitro Néstor Pitana no cobró dos claros penales para el elenco rosarino. En el comienzo, Kranevitter tomó de la camiseta a Gómez Andrada en el área y luego Funes Mori le pegó un codazo en la cara a Marco Ruben, que el juez de línea tampoco observó. El 5 del elenco de Núñez pudo ser expulsado por una fuerte entrada en el complemento.

El segundo tiempo empezó con River gobernando las acciones, fueron 10 minutos en los cuales pudo definir el pleito cuando Gutiérrez quedó ante Caranta y el portero con el pie evitó el gol. Pero lentamente Central volvió a ser el dueño de la pelota, el campo y las oportunidades.

En ese escenario fue capital la actuación de Marcelo Barovero, que tapó todo, cortó los centros, se hizo dueño del área y fue la figura del partido, que tenía un resultado inmerecido para lo visto en el campo. El arquero “Millonario” apareció en su esplendor en el final, después de los 30′ cuando ya el estadio había estallado con el regreso a las canchas del hijo pródigo del club: Pablo Aimar, que volvió al fútbol argentino tras 15 años.

Era de Central el partido y de River la fiesta, con Aimar como estrella, mostrando que a sus 35 años la calidad del joven que deslumbró a partir del 96 está intacta. Tal es así que hasta el juez de línea lo saludó.

La algarabía en las tribunas no era plena por la incertidumbre en el resultado, con el local sin poder encontrar la pelota y el visitante atacando sin parar. Ahí apareció Barovero con dos intervenciones claves: ante Delgado en una volea y en el córner siguiente ante Ruben.

Cuando se jugaba el adicional la fortuna le dio al marcador una diferencia exagerada, Boyé cabeceó al palo un centro y con Caranta vencido, Mayada de pecho anotó el segundo gol para que en el Monumental haya fiesta total.

Antes del receso por la Copa América, River visitará a Olimpo y todavía debe completar el partido con Tigre suspendido de la fecha 13. Rosario Central, cuarto con 27 unidades recibirá a Independiente.