Mundo

Jueves 09 de abril de 2015

En el día del vencimiento, Grecia le pagó al FMI los 450 millones de euros que debía

"He recibido mi dinero de vuelta", dijo Lagarde; si no desembolsaba esa suma, Atenas iba a caer en default.

Compartir en

A último minuto, antes de ser catalogado como país en default, Grecia realizó hoy el pago de unos 450 millones de euros que debía hacer al Fondo Monetario Internacional (FMI) , confirmó la directora general del organismo.

“Sí, he recibido mi dinero de vuelta”, contestó Christine Lagarde cuando se le interrogó en el Atlantic Council, en Washington, si Atenas había pagado.

Previamente, el gobierno griego había informado había devuelto al FMI unos 450 millones de euros, como estaba obligado a hacer a más tardar hoy. De no haber reembolsado el dinero hoy, Grecia habría sido catalogada como país en bancarrota.

Pese a esta noticia, continúa la incertidumbre sobre la capacidad del gobierno de izquierda de Alexis Tsipras para pagar sus deudas a partir de mayo se mantiene ante la falta de acuerdo con los acreedores.

La deuda que falta pagar incluye algo menos de 400 millones de euros de intereses y 2400 millones de euros en letras del Tesoro a seis y tres meses que vencen el 14 y el 17 de abril.

La Agencia Griega de la Deuda (PDMA) logró emitir el miércoles 1140 millones de euros de títulos a seis meses, en su mayoría con bancos e inversores griegos.

Grecia, cuyos recursos han disminuido todavía más desde la llegada al poder a finales de enero del partido de izquierda radical Syriza, espera desde agosto pasado un préstamo de 7200 millones de euros.

Se trata del último tramo de la inyección de 240.000 millones de euros que la UE y el FMI empezaron a suministrar al país heleno en 2010, a cambio de drásticas reformas en el país.

Pero la espada de Damocles del impago sigue sobre la cabeza del país ya que en mayo tiene que devolver 760 millones de euros al FMI, abonar 320 millones de euros en intereses y renovar 2.800 millones de euros en bonos del Tesoro.

En una carta enviada el 15 de marzo a la canciller alemana, Angela Merkel, Tsipras contribuyó a mantener el temor a un pago inminente.