Deportes

Miércoles 18 de noviembre de 2015

Eliminatorias: Argentina derrotó a Colombia 1-0 en Barranquilla con garra, corazón y fútbol

Los dirigidos por Gerardo Martino se impusieron 1 a 0 a los de José Néstor Pekerman como visitantes por la cuarta fecha de las Eliminatorias rumbo a Rusia 2018. Lucas Biglia anotó el único gol.

Compartir en

El volante Lucas Biglia anotó el único gol del partido a los 19 minutos del primer tiempo, en el cotejo que fue controlado por el árbitro ecuatoriano Carlos Vera y se disputó en el estadio Metropolitano, de Barrranquilla.

Los dirigidos por Gerardo Martino llegaron a los cinco puntos en el certamen y en la próxima fecha jugarán ante Chile en Santiago. En tanto, Colombia se quedó con cuatro unidades y visitará a Bolivia, en La Paz.

Argentina logró un triunfo muy importante para salir de la crisis que se generó a base de resultados magros en las últimas presentaciones, con un juego pobre que puso en la mira al entrenador Gerardo Martino, quien conformó un equipo con ausencias notables como el crack Lionel Messi y la figura de la liga inglesa, Sergio Agüero, entre otros.

Para enfrentar a Colombia el equipo argentino cambió su idea y eso confundió al local. Con Lucas Biglia, la figura del partido, y Éver Banega, se plantó en el mediocampo, se hizo dueño y le negó posibilidades de ataque al local, que no fue capaz de revertir la situación.

Argentina avisó a los doce minutos del primer tiempo cuando Gonzalo Higuaín no le pegó con precisión al centro de Ángel Di María, en un desborde por el sector izquierdo tras un gran pase de Javier Mascherano.

El gol de Biglia, siete minutos después, nació de un quite del propio volante de Lazio, de Italia, al delantero Teófilo Gutiérrez, que generó el ataque de Banega, quien cedió a Lavezzi por derecha. El ‘Pocho’ envió el centro que Zapata no pudo despejar (le pasó factura el mal estado del campo de juego) y Biglia, en soledad, solo tuvo que empujarla de zurda.

El primer tiempo finalizó con Argentina firme en el medio campo y la marca en la defensa que sólo tuvo un desliz que solucionó el arquero Sergio Romero cuando Ramiro Funes Mori (36min) cabeceó hacia atrás y dejó solo a Carlos Bacca, quien no pudo definir por la brillante defensa del ‘1’ de Manchester United, de Inglaterra.

Asimismo, pudo haber definido el pleito con el mano a mano de Di María con el arquero David Ospina (40min) tras una gran asistencia de Higuaín.

En la segunda parte Argentina buscó que el partido no fuese intenso porque desde el aspecto físico, que también sufrió Colombia, debía mantenerse como en la primera parte: casi sin sobresaltos en el área de ‘Chiquito’ Romero.

El equipo de Pekerman contó con la tenencia de la pelota pero no le generó situaciones de riesgo a la Argentina, que tuvo en Biglia, Mascherano y Banega en un trío fundamental para cortar cualquier avance, más los despejes sólidos de Nicolás Otamendi y Funes Mori y el buen partido de Gabriel Mercado, que salió desvanecido sobre el final afectado por un doble trauma cráneo encefálico y cervical.

El seleccionado argentino logró un triunfo merecido e importante que pudo haber sido amplio en el marcador si hubiese conectado con éxito un contraataque o bien si Paulo Dybala, quien entró por Higuaín, hubiese anotado en aquel mano a mano con Ospina que se desvió en el arquero y pegó en el palo (44min).

Sin embargo, en el último minuto Argentina sufrió más de la cuenta porque Colombia fue en busca del empate como pudo y se generó una duda en la última línea que no fue aprovechada con el remate final de James Rodríguez.

El primer éxito de Argentina en las Eliminatorias Sudamericanas Rusia 2018 se traduce como un fuerte apoyo del plantel a Martino, cuestionado en las últimas semanas, y se intuye como una recuperación concreta del equipo que se generó en el primer tiempo frente a Brasil en el Monumental, más allá del empate.

La victoria en tierra colombiana también se expone como un buen augurio, teniendo en cuenta que en las eliminatorias pasadas, el éxito 2-1 con goles de Messi y Agüero, significó el renacer futbolístico de los dirigidos por Alejandro Sabella y culminó con el subcampenato del mundo en Brasil 2014.