Pais

Lunes 16 de noviembre de 2015

Elecciones presidenciales 2015: Mauricio Macri dijo que “Ya nadie le cree al kirchnerismo”

El candidato de Cambiemos se mostró conforme con su desempeño en el debate y ya se imagina ganador del ballotage: "Les genera un enorme miedo perder el poder".

Compartir en

“Ya nadie les cree más. Han sido demasiados años de mentir”, sentenció esta mañana Mauricio Macri, en su primera entrevista tras el debate presidencial que lo enfrentó con Daniel Scioli.

A sólo seis días del primer ballotage de la historia argentina, el líder de Cambiemos aseguró estar feliz y satisfecho con su desempeño en el duelo y destacó que “se perdió el miedo” a la idea de que sólo el peronismo puede gobernar en el país.

“Ahora los que tienen miedo son ellos. Volver al llano y perder el poder les genera un enorme miedo. Por eso salen con esta locura agresiva de decir que somos un conjunto de malas personas escondidas detrás de una fachada linda”, dijo.

Confiado, Macri ya se imagina como sucesor de Cristina Kirchner y anticipa alguna de las medidas que tomará en caso de que reciba la banda presidencial el próximo 10 de diciembre. Aunque no quiso adelantar el nombre de su ministro de Economía, sí anunció que tiene intención de “tomar todo el crédito que el mundo nos dé” y recuperar la confianza de la sociedad y los mercados.

“Hoy no tenemos información confiable. Ese es el primer gran problema. El Gobierno ha destruido la confianza, llevo a todos los actores a tomar una actitud defensiva. Eso paró la economía. Vos no podes pedirme que vaya a jugar el mundial con las dos piernas atadas y los ojos vendados. Eso les están pidiendo a los industriales hoy”, argumentó.

El actual jefe de Gobierno porteño reiteró además que espera que la procuradora Alejandra Gils Carbó; el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli; el titular de la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (Afsca), Martín Sabbatella, y el resto de los dirigentes kirchneristas en puestos de poder dejen sus cargos.

“Aquellos que son militantes del kirchnerismo tienen que dejar el espacio para que el nuevo presidente pueda elegir a su gente”, reclamó.

Antes de despedirse, Macri prometió que como presidente no hará más cadenas nacionales, sino que las reemplazará por conferencias de prensa. “Si los argentinos me eligen, voy a convivir con la crítica”, prometió. Como modo de darle fuerza a esa promesa, se despidió con un chiste: “Si toleré a mi amigo Ramón Díaz, que en River ganó cinco campeonatos seguidos, voy a tolerar las críticas”.