Mundo

Miércoles 19 de agosto de 2015

El Papa se sumó al pedido de diálogo entre Argentina y Gran Bretaña por Malvinas

Francisco sumó su respaldo al pedido para que el Reino Unido se siente a dialogar con la Argentina, en el 50 aniversario de la resolución 2065 de las Naciones Unidas.

Compartir en

La resolución 2065 de las Naciones Unidas insta a los gobiernos de ambos países a dialogar sobre la soberanía de las islas, algo a lo que el gobierno británico se niega sistemáticamente.

El Sumo Pontífice posó este miércoles con un cartel de la campaña que pide: “Es tiempo de diálogo entre Argentina y Reino Unido por Malvinas”.

Francisco saludó tras la audiencia general de este miércoles al coordinador de la campaña, Gustavo Hoyo.

La campaña está basada en la resolución 2065 de las Naciones Unidas aprobada en la Asamblea General que instaba a los gobiernos de Argentina y Reino Unido a dialogar sobre Malvinas, incluyendo el tema soberanía.

La campaña ha sido apoyada por diversas personalidades del ámbito académico, deportivo, cultural y político como el presidente de Bolivia Evo Morales y el músico cubano Silvio Rodríguez.

Además, siete Premios Nobel leyeron en junio pasado una carta al secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki Moon durante la última reunión del comité de descolonización que se hizo en la ONU, en la que se hizo un acto sobre el tema.

Adolfo Pérez Esquivel de Argentina; Mairead Corrigan Maguire de Irlanda del Norte; Rigoberta Menchú Tum de Guatemala; Desmond Tutu de Sudáfrica; Jody Williams de Estados Unidos; Shirin Ebadi de Irán y Leymah Gbowee de Liberia apoyaron al pedido argentino.

También mostraron su apoyo a la campaña la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto; las Madres de Plaza de Mayo Hebe de Bonafini y Taty Almeida y el músico León Gieco.

La resolución 2065 de la Asamblea General de la ONU, aprobada el 16 de diciembre de 1965, reconoció la existencia de una disputa de soberanía entre el Reino Unido y la Argentina en torno a las Islas Malvinas y reconoció que el caso se encuadra en una situación colonial.