Mundo

Jueves 01 de octubre de 2015

El papa Francisco volvió a pedir por los refugiados: “Son nuestros hermanos y buscan una vida mejor”

El pontífice argentino Jorge Bergoglio lo dijo al dar a conocer el "Mensaje para la Jornada Mundial del Migrante y del refugiado" que se celebrará el 17 de enero de 2016.

Compartir en

“Los emigrantes son nuestros hermanos y hermanas que buscan una vida mejor lejos de la pobreza, del hambre, de la explotación y de la injusta distribución de los recursos del planeta, que deberían ser divididos igualmente entre todos”, dijo Francisco.

En ese marco, el pontífice argentino Jorge Bergoglio se preguntó: “¿No es tal vez el deseo de cada uno de ellos el de mejorar las propias condiciones de vida y el de obtener un honesto y legítimo bienestar para compartir con las personas que aman?”.

“Queridos hermanos y hermanas emigrantes y refugiados. En la raíz del Evangelio de la misericordia el encuentro y la acogida del otro se entrecruzan con el encuentro y la acogida de Dios: Acoger al otro es acoger a Dios en persona”, añadió en el mensaje.

Asimismo, el Papa les pidió a los migrantes que “no se dejen robar la esperanza y la alegría de vivir que brotan de la experiencia de la misericordia de Dios, que se manifiesta en las personas que encuentran a lo largo de su camino”.

“Los encomiendo a la Virgen María, Madre de los emigrantes y de los refugiados, y a san José, que vivieron la amargura de la emigración a Egipto. Encomiendo también a su intercesión a quienes dedican energía, tiempo y recursos al cuidado, tanto pastoral como social, de las migraciones. Sobre todo, les imparto de corazón la Bendición Apostólica”, agregó.

En el contexto de la crisis migratoria por la que Francisco pidió que parroquias acojan a migrantes, el sumo pontífice explicó que “la Iglesia apoya a todos los que se esfuerzan por defender los derechos de todos a vivir con dignidad, sobre todo ejerciendo el derecho a no tener que emigrar para contribuir al desarrollo del país de origen”.

“En nuestra época, los flujos migratorios están en continuo aumento en todas las áreas del planeta: refugiados y personas que escapan de su propia patria interpelan a cada uno y a las colectividades, desafiando el modo tradicional de vivir y, a veces, trastornando el horizonte cultural y social con el cual se confrontan”, planteó el obispo de Roma.

“Cada vez con mayor frecuencia, son víctimas de la violencia y de la pobreza, abandonando sus tierras de origen, sufren el ultraje de los traficantes de personas humanas en el viaje hacia el sueño de un futuro mejor. Si después sobreviven a los abusos y a las adversidades, deben hacer cuentas con realidades donde se anidan sospechas y temores”, planteó en el texto que lleva su firma, fechado el pasado 12 de septiembre y divulgado hoy por la Santa Sede.

“Además, no es raro que se encuentren con falta de normas claras y que se puedan poner en práctica, que regulen la acogida y prevean vías de integración a corto y largo plazo, con atención a los derechos y a los deberes de todos”, afirmó el sumo pontífice.

“Sobre la base de esta constatación, he querido que la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado de 2016 sea dedicada al tema: «Emigrantes y refugiados nos interpelan. La respuesta del Evangelio de la misericordia»”, afirmó en referencia al día que se celebrará en medio del año del Jubileo de la Misericordia que comienza el próximo 8 de diciembre.

“Los flujos migratorios son una realidad estructural y la primera cuestión que se impone es la superación de la fase de emergencia para dar espacio a programas que consideren las causas de las migraciones, de los cambios que se producen y de las consecuencias que imprimen rostros nuevos a las sociedades y a los pueblos”, demandó Francisco.